La almeja “Ming” del grupo de las Arctica islándica murió por accidente en manos de científicos a causa de un error durante una investigación.

En 2006 se creía que la almeja capturada en el norte del Océano Atlántico tenia 400 años de vida, lo cual era totalmente erróneo, pues recién se informó que tenia 507 años un siglo más de lo contemplado.

La almeja “Ming” llego al libro de los Guinness de los Récords con la asombrosa edad de 405 años cuando en realidad eran 507.

Después de haberlo matado por error, al abrir la concha para poder investigarlo, reconocen que se equivocaron la primera vez y que se apresuraron en publicar tremendo hallazgo, pero ahora están completamente seguros de que es la edad correcta, aseguró el científico marino Paul Butler.