Desde hace unos días empezó a circular en las redes sociales la imagen del cadáver de un presunto ‘chupacabras’ localizado en las cercanías de el poblado El Limón y El Mante en el estado de Tamaulipas, no obstante el fervor suscitado tras la inundación causada por la tormenta tropical Ingrid en esa zona se descubrió que todo era una farsa.

El mítico animal en realidad fue descubierto en Urbanización Los Castores, en la sudamericana república de Venezuela en donde Ramón Morales fuera el descubridor del hallazgo y tomara la fotografía que se volvió viral a través de Facebook.

El pasado 8 de septiembre Morales escuchó un fuerte sonido en su jardín y cuando se acercó para ver lo que pasaba encontró varios buitres devorando a un extraño animal, rápidamente pudo hacer una fotografía desde su teléfono móvil la cual subió a Facebook causando una gran controversia en las redes sociales.

Posterior a la revelación de esta noticia biólogos y veterinarios afirmaron –basándose en los razgos capturados en la fotografía- que se podría tratar de una zarigüeya común en estado de descomposición.