Suele participar de exposiciones y campeonatos para mostrarlos. Según cuenta, para prepararlos utiliza una sopladora de aire para darle volumen al pelo y que así parezca más esponjado.

Cuando llega el momento de recortar el sobrante, Chu usa una tijera especial, ya que dependiendo de cada tipo de conejo, hay ciertas áreas en las que no se les debe quitar su pelaje. Igualmente este vuelve a crecer de inmediato y su longitud suele ser de 2,54 centímetros por mes.

El pelo que se saca de los Conejos de Angora se usa para confeccionar indumentaria o accesorios. Ella misma lleva adelante un negocio textil llamado «Just a softie» («Sólo una suavidad», en su traducción) mediante en cual vende lo que les corta a sus propios conejos.

Según Chu este tipo de animal es ideal como mascota, porque son muy leales y pueden ser entrenados como los perros o los gatos para seguir a sus dueños y obedecer algunas órdenes.