La noche del 27 de marzo de 1973 en la 45 entrega de los premios de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas sucedió un hecho sin precedentes, el premio Oscar al Mejor Actor fue rechazado por el ganador Marlon Brando, quien no asistió a la gala y envió a una mujer, que se hacía llamar Sacheen Littlefeather, de origen apache y activista por los derechos de su pueblo.

A nombre de Brando negó la estatuilla que le entraga el británico Roger Moore por lo que hacía Hollywood con la imagen de los indios estadunidenses y por la masacre de Wounded Knee, que se había desatado semanas antes de la premiación.

Mientras sus contrincantes en dicha categoría (Michael Caine, Laurence Olivier, Peter O’Toole y Paul Winfield) anhelaban el máximo premio del cine mundfial, Brando, con su memorable caracterización de Vito Corleone enThe Godfather (El Padrino), le daba la espalda a la industria fílmica que lo vio nacer actoralmente y que en el pasado le otorgó su primer Oscar en 1955 por On The Waterfront (La Ley del Silencio).

«Con mucho pesar vengo a decirles que Marlon Brando no puede aceptar este generoso premio y esto se debe al trato que le da la industria cinematográfica y la televisión a los indios americanos y también por lo ocurrido recientemente en Wounded Knee», dijo Sacheen Littlefeather, cuyo nombre traducido al español significa «pequeña pluma».

Tiempo después, Brando declaró a los medios: «Cuando fui nominado por El Padrino, me pareció absurdo ir a la ceremonia. Resultaba grotesco festejar a una industria que había difamado y desfigurado sistemáticamente a los indios norteamericanos a lo largo de seis décadas, mientras en aquel momento doscientos indios se hallaban sitiados en Wounded Knee».