A finales de la década de los 90 el gobierno de Corea del Sur quería incentivar las compras y la banca en línea, pero sabían que muchas personas desconfiaban de la seguridad de las transacciones de dinero a través de Internet.

Para incentivar a los coreanos, el gobierno creó su propio sistema de identificación para los compradores en línea, a quienes les entregaban certificados digitales como prueba de su identidad tras inscribirse rápidamente en una página donde debían ingresar sus nombres y su número de seguro social.

¿El detalle? La plataforma gubernamental utiliza el complemento ActiveX, un sistema de tecnologías creado por Microsoft por lo que su mejor desempeño es en Internet Explorer (IE) por sobre las otras alternativas, lo que además significa un gran dolor de cabeza para los usuarios de Apple en ese país.

Si bien desde tablets y smartphones no es necesario utilizar IE en específico (pues el gobierno otorga una aplicación especial que cumple con los estándares que exige la ley), esto significa que hoy en día Corea del Sur es uno de los pocos países del mundo cuyo mercado de navegadores para computadores es dominado por IE, el mismo browser que no teme reírse de su mala fama.