Pulseras conectadas a internet para medir nuestra actividad deportiva o relojes y gafas donde leer nuestro correo: los ‘wearable’ o tecnología ponible y sus prometedores beneficios arrasan en el Mobile World Congress de Barcelona.

«2013 ha sido el año donde los productos de electrónica ponibles han empezado a ser viables comercialmente (…) en 2014, empezarán a llegar al gran público», explica David Sovie, director general de la división electrónica y tecnológica de Accenture.

Según un estudio de este grupo basado en 23.000 consumidores de 23 países, estos artilugios llaman la atención del usuario: un 46% de los encuestados se mostró interesado por un reloj inteligente y un 42% por unas gafas.

El primer blanco son los aficionados al deporte, cortejados por unas pulseras que registran el número de pasos realizados, las distancias recorridas o las calorías quemadas.

La estadounidense Fitbit, líder del sector con más del 60% del mercado, propone un desafío lúdico a los visitantes del congreso, a quienes invita a ponerse una pulsera que contará sus pasos durante su estancia en Barcelona. El ganador, evidentemente, será el que más haya andado.

«Tendremos 1.000 participantes de aquí a final de semana», calcula Benoit Raimbault, director de marketing en Europa, quien señala que este dispositivo «anima a moverse más, comer mejor y dormir mejor».

«Actualmente, el mercado de pulseras de fitness progresa bien y es un sector que explotará en los próximos años», pronostica Annette Zimermann, analista en la compañía Gartner. Es el nicho de mercado escogido en este congreso por Sony Mobile, que ha presentado varios modelos.