En los últimos años la bicicleta se ha convertido en un medio de transporte cada vez más común en las grandes ciudades, proporciona momentos de entretenimiento en soledad o compañía y es un excelente ejercicio. Además de fortalecer las piernas, en una hora se pueden quemar hasta 300 calorías montando en una bici.

A pesar de todos los beneficios que proporciona la bicicleta podría impactar negativamente en tu actividad sexual si el asiento que utilizas no es adecuado, un estudio realizado en la Universidad de Yale encontró que un exceso en el uso de la bicicleta con un asiento que no es el adecuado podría impactar negativamente en el desempeño sexual tanto en hombres y mujeres.

Hombres: el asiento comprime el área del perineo (piso pélvico) aumentando  el riesgo de padecer disfunción eréctil y presentar un conteo menor de espermatozoides pudiendo afectar negativamente en su fertilidad.

Mujeres: la presión del asiento podría adormecer/entumecer la zona genital llevando a una pérdida de sensación; esto sucede sobre todo si el manubrio está más bajo que el asiento en relación.

Esta información no pretende que dejes de montar en bicicleta  pero sí es importante que tengas en cuenta estos tips, si eres mujer, modifica la bicicleta para que el manubrio quede más arriba que el asiento y no tengas que agacharte tanto, si eres hombre elige un asiento que no tenga nariz, prefiere uno más chato, ambos: Utiliza un cubre asiento de gel.

Usa ropa diseñada para ciclismo que ayude a la transpiración para evitar infecciones en el área genital.

Practica los ejercicios de Kegel; te ayudan a fortalecer el piso pélvico y a conseguir mayor placer sexual.