La ciudad de Albuquerque, Nuevo México, será cede este año –como en pasadas ediciones- de la Feria Internacional del Globo Aerostático del 5 al 13 de octubre en donde un promedio de 600 globos surcarán los cielos para la sorpresa de locales y visitantes.

Más de 600 globos participan cada mes de octubre en la fiesta internacional más grande de su tipo. Durante nueve días cientos de miles de espectadores aprecian la creatividad de los pilotos y la diversidad de formas y colores de las naves.

En la mañana, el cielo se cubre de figuras multicolor que bien pudieran originar guiones para películas de ciencia ficción. En la noche, un espectáculo de luces, provocadas por los fogonazos que inflan los globos, hace perder la noción del tiempo.

Este festival, creado en 1972 con sólo 13 globos, estimula la participación de los pilotos locales en eventos internacionales donde imponen récord. En 1978, por ejemplo, Ben Abruzzo, Maxie Anderson y Larry Newman realizaron la primera travesía exitosa en globo de helio a través del Océano Atlántico.

La ciudad de Albuquerque no sólo le brinda al visitante una comida de sabor muy especial y vinos con sus orígenes en 1629 cuando los misioneros españoles sembraron los primeros viñedos, también podrá sobrevolar la ciudad en un globo aerostático, una experiencia mucho más apacible que viajar en avión.

La ciudad de Albuquerque, ubicada en el estado de Nuevo México, es conocida por su peculiar comida, una combinación entre la cocina de los nativos norteamericanos, españoles y mexicanos, fue precisamente un camarero quien hizo volar por primera vez una bolsa con gas en el centro de esta zona urbana del suroeste estadounidense.

Cuenta la Historia que el artefacto ascendió unos 14.000 pies de altura para alejarse hasta la parte oeste de la ciudad y después caer intacto. Desde entonces se ha desarrollado el gusto por los globos en una región del país con predominio de paisajes desérticos.

Esta nota contiene video: