Lionel Messi es autor de tres delitos fiscales por defraudar 4,1 millones de euros a Hacienda durante los ejercicios 2007, 2008 y 2009, y por lo que deberá pagar una condena 21 meses de prisión, así lo consideró El Tribunal Supremo de España.

El futbolista es señalado por el Tribunal Supremo de no haber tributado en España los ingresos de 10,1 millones percibidos por los derechos de imagen durante el periodo previamente señalado.

El tribunal ha rechazado el recurso presentado por los abogados del delantero y su padre y considera que ambos defraudaron a Hacienda 4,1 millones de euros.

El Supremo confirma también la multa de dos millones de euros impuesta al delantero y rebaja de 1,5 millones a 1,3 la de su padre. Los Messi abonaron ya la sanción tras la sentencia de la Audiencia de Barcelona, por lo que es probable es que los jueces accedan ahora a suspender la ejecución de la pena de prisión.