San José, 24 Feb (Notimex).- América de México tiene un deuda pendiente y quiere empezar a resarcirla en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf, ante el Saprissa de Costa Rica, mañana miércoles.El cotejo se desarrollará la noche del miércoles en el estadio Saprissa.

El campeón vigente de México sabe que el único camino que debe recorrer en esta competencia es llegar a la final y obtener el título para evitar un fracaso rotundo.

En la pasada edición, el América se quedó en la fase de grupos, eliminado por un equipo de Costa Rica.

El técnico Gustavo Matosas también tiene revancha personal en la “Concachampions” ya que en esta misma edición quedó fuera en la primera ronda con León.

Será importante que los americanistas logren hacerse presentes en el marco rival ya que en estas instancias, el gol de visitante puede definir el pase a semifinales.

Enfrente estará un equipo que llega con la etiqueta de bicampeón del futbol “tico”, algo que por sí solo deja en claro que se trata de un rival complicado, que buscará hacer valer su condición de local para llegar con una ventaja importante a la complicada visita que tendrá.

La escuadra que dirige Jeaustin Campos sabe lo que es eliminar a un equipo mexicano y arrebatarle el título, luego que en 2005 venció a Pumas de la UNAM, en la final de la Copa de Campeones de Concacaf, predecesora de este torneo.