(Agencias)

América culminó la obra al vencer 2-0 a Saprissa en el Estadio Azteca y ‘voló’ a Semifinales de la Liga de Campeones de la Concacaf. El sueño de llegar al Mundial de Clubes se mantiene intacto y ahora buscará redimir el camino en el torneo local el próximo sábado frente al Pachuca.

Incitados por el público que realizó el viaje desde Costa Rica, los jugadores del Monstruo Morado intentaron construir una noche de hazaña con ímpetu ofensivo y dos disparos de media distancia en los primeros minutos que pasaron cerca del arco defendido por Moisés Muñoz.

La escuadra azulcrema no quiso quedarse atrás en emociones y se apoderó del esférico en busca del tanto que terminará por ‘matar’ al rival en la serie luego de la ventaja de tres goles obtenida en territorio tico en el partido de Ida.

El encuentro se tornó por momentos ríspido con algunas entradas fuertes que el árbitro central no dudó en castigar con tarjetas amarillas, como la que recibió el defensor Sebastián Diana al ‘bajar’ por la banda derecha a Madueña. Los reclamos también fueron una constante al hombre de negro.

Un disparo de Darwin Quintero que contuvo en el fondo el arquero Danny Carvajal ‘despertó’ a un público americanista, que ya había caído en la somnolencia producto de la lucha y la garra que prevaleció en el mediocampo haciendo el trámite del partido también deslucido.

La acción de Darwin fue el preludio del primer gol de las Águilas cuando la primera parte se acercaba a su final y parecía que ambos conjuntos regresarían al vestidor con la pizarra en cero. En tiro de esquina, Martín Zúñiga bajó el esférico al movimiento del Chepe Guerrero, quien no desaprovechó una oportunidad inmejorable para abrir el marcador al definir de derecha.

Matosas mandó al terreno de juego a Paolo Goltz, Rubens Sambueza y Francisco Rivera para dar frescura, y el juvenil americanista estuvo cerca de llenarse de gloria al tocar su primer balón, pero el guardameta tico le tapó un tiro a quemarropa dentro del área que privó sus deseos de festejo.

Ósmar Mares puso punto final a una noche de tranquilidad al cerrar una pinza y marcar la segunda anotación de su escuadra ante un oponente que anímicamente ya se había derrumbado. Después del sorpresivo doloroso ante UdeG, América reaccionó en Concacaf y vuela rumbo a su sueño de volver a jugar un Mundial de Clubes.