Por: Stephanie García Gallegos

Cd. Victoria, Tamaulipas.- No existe palabra para describir con precisión todo lo que un Clásico Tamaulipeco significa. Un clásico no es un juego cualquiera, un clásico es un partido donde se mezclan los sentimientos, sentimientos que provocan que se viva una verdadera fiesta en la grada, una grada que ha presenciado grandes batallas, épicas goleadas y festejos inolvidables, no son solo 11 contra 11, sino el encuentro de dos regiones del mismo Estado, disputando el orgullo, efectivamente, así es como Tamaulipas vive el Clásico, su Clásico Tamaulipeco.

Un verdadero espectáculo dentro y fuera de la cancha, es la que se vive, los colores azul-naranja y celeste pesan más, pero a la vez, el amor a la camiseta cobra un sentido especial para cada persona que participa, y en la grada, el tener la oportunidad de presumir por varios meses que se es mejor que el más odiado rival.

No existe duelo tan esperado para los aficionados al futbol en Tamaulipas como lo es el Clásico Tamaulipeco. Un encuentro que ha dejado de ser solamente un juego de fútbol y que para bien o para mal, concentra toda la atención no solo de las aficiones, sino de la sociedad tamaulipeca en general.

Que se puede decir de la pasión con la que Correcaminos y Jaibos viven cada instante del partido y cada momento previo y posterior al mismo, instantes en donde la eterna “Capital” y la “Zona Sur” son los protagonistas, y que independientemente de ser en el Estadio Marte R. Gómez o en el Estadio Tamaulipas, la tribuna siempre será la beneficiada por tener ese colorido y ese ambiente espectacular que un clásico significa.

Con más de 30 años de existencia, el Clásico Tamaulipeco es y seguirá siendo el partido consentido por los amantes al futbol en el Estado, y basta con ver el colorido de la grada, banderas hondeando y en su tiempo, papel picado, rollos de papeles, banderas gigantes; el día de hoy, la batucada poniendo el ambiente en la grada y que decir del color característico de cada Estadio en donde la playera, tiene el papel fundamental al momento de jugar. Cánticos, gritos, porras, un sentimiento inexplicable que hace sentir para los aficionados que el graderío es el lugar más feliz del mundo para todos los que disfrutan de este bello deporte.

La mejor afición del Ascenso
Sin importar el color de la grada, para este Clausura 2017, Correcaminos y Tampico Madero han hecho valer su condición de local haciendo pesar la grada con las mejores entradas en el Ascenso MX.

Durante la jornada 3 y 5 la afición de la Jaiba Brava fue la mejor afición tras posicionar al Estadio Tamaulipas como el inmueble con más asistentes (11 mil 564 y 19 mil 717) mientras que para la jornada 4, la afición de Correcaminos se llevó la “estrellita” tras abarrotar el Marte R. Gómez con 10 mil 578 asistentes.