ASUNCIÓN (Reuters) – El Congreso de Paraguay aprobó el jueves una ley que deja sin efecto la inmunidad diplomática de la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol, una decisión que expone a la entidad a requisas de parte de las autoridades del país.

El edificio, ubicado en las afueras de Asunción en un terreno de 40 hectáreas donde también hay un centro de convenciones y un hotel de lujo, gozaba del privilegio desde su inauguración en 1997.

Los senadores paraguayos consideraron oportuno derogar su inviolabilidad a la luz de los escándalos de corrupción que sacudieron las últimas semanas a la dirigencia del fútbol.

El proyecto había obtenido media sanción días atrás por la Cámara de Diputados y el jueves fue aprobado por unanimidad en el Senado, donde apenas fue debatido.

«La necesidad de derogar esta ley es imperiosa y si se llega a investigar en serio van a saltar cosas que traspasan el mundo deportivo», dijo el senador oficialista Juan Carlos Galaverna durante la sesión.

«Esa inmunidad, la cercanía con el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi, las valijas diplomáticas que manejaban los directivos, esconden otra cosa, tanto o más grave que las cosas denunciadas hasta ahora», agregó el legislador.

Autoridades estadounidenses acusaron a finales de mayo a 14 ejecutivos de alto rango del fútbol y empresas de medios por una serie de cargos de corrupción que incluyen sobornos y lavado de dinero.

Entre los acusados se encuentra el paraguayo Nicolás Leoz, ex presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, quien guarda arresto en su domicilio mientras enfrenta un proceso de extradición a Estados Unidos.

Leoz condujo el organismo durante 27 años en los que también fue ejecutivo de la FIFA y ha sorteado acusaciones previas de corrupción. Dejó el cargo en el 2013 poco antes de que saliera a luz un informe en su contra de la comisión de ética de la FIFA.