(Agencias)

En un giro inesperado de la suerte, México y la Selección de Trinidad y Tobago se jugarán el primer lugar del Grupo C este miércoles. Antes de que iniciara el torneo, El Tri era considerado favorito para «robar» el grupo, pero contra todos los pronósticos, los de Miguel Herrera podrían terminar la fase de grupos como segundo lugar, lo que complicaría un poco sus intenciones de ganar la Copa Oro una vez más. Mientras tanto, los trinitarios buscan un empate para asegurar el primer lugar de grupo, evitando enfrentarse a Costa Rica o Estados Unidos en la ronda inmediata.

Para nadie es un secreto que el «romance» entre Miguel Herrera y la afición mexicana ha llegado a su fin en el 2015, y es hora de exigirle resultados al famoso «Piojo». Las críticas contra el accionar del Tricolor han sido duras, y el último empate contra Guatemala solo comprobó que algunos de los jugadores del equipo no viven su mejor momento. Hombre como Carlos Vela y Héctor Herrera han tenido actuaciones un tanto irregulares, y el técnico mexicano necesita que sus mejores hombres aporten contra el equipo caribeño.

En lo que respecta a los Soca Warriors, las cosas no podrían pintar mejor. Después de ganar sus dos primeros encuentros del torneo, los dirigidos por Stephen Hart solo necesitan un empate para asegurar el primer lugar de su grupo, lo que marcaría un hit en la historia del equipo. El veterano Kenwyne Jones, acompañado por Joevin Jones y Sheldon Bateau, tratarán de derrotar al Tri y poner en predicamento su pase a los cuartos de final. La actuación de Bateau ante Cuba, donde consiguió dos goles, seguramente representará un aliciente importante para los caribeños, que tratarán de igualar lo hecho en la Copa Oro del año 2000, cuando lograron llegar hasta semifinales.

Históricamente, México ha enfrentado a Trinidad y Tobago en 18 ocasiones, con un muy favorable saldo de 12 victorias, tres empates y tres derrotas. Aún cuando El Tri ha logrado triunfos aplastantes ante los trinitarios, como un 7-0 en el año 2000, los últimos tres partidos han visto el margen de goles reducido a solo un gol, incluso logrando los caribeños un empate a dos goles. El último partido que jugaron ambas selecciones fue en la Copa Oro 2013, ganando México 1-0 en los Cuartos de final de ese certamen.