Luego de la trágica muerte del Hijo del Perro Aguayo, luchadores y boxeadores, acompañados del senador del PRD, Isidro Pedraza Chávez, se presentaron en el Senado de la República con el fin de exhortar al Gobierno del Distrito Federal a edificar un hospital especializado en deportes de contacto.

Con la presencia de luchadores como Canek, Fuerza Guerrera y Villano V, el legislador pidió «la posibilidad de la donación de un predio para poder construir un hospital de, cuando menos, cinco mil metros cuadrados».