Una avalancha de aficionados provocó la muerte de cinco personas y más 25 heridos, el hecho ocurrió en la tarde del domingo en uno de los portones del Estadio Nacional de Honduras, previo a la gran final entre Motagua y Honduras Progreso, en Tegucigalpa, informaron medios locales.

Desesperación, niños llorando, personas desmayadas, fueron algunas de las imágenes que se presenciaron en las afueras de la capital hondureña media hora antes de iniciar el partido, el cual no se canceló y prosiguió con normalidad.

La situación causó que varios asistentes resultaran sofocados y heridos en el ingreso del Portón 11, en donde incluso hubo necesidad de disparar chorros de agua a presión desde una tanqueta de la Policía para retomar el control de la situación. La policía hondureña aseguró que la sobreventa de entrada originó la estampida.

«Lamentablemente tenemos hasta ahora cuatro personas muertas por una corrida que se manifestó en las afueras del estadio. Los fallecidos son adultos y se registró la atención de más de dos decenas de heridos, entre ellos niños», le precisó a la agencia Reuters el Portavoz del Hospital Escuela Universitario, Miguel Osorio.