Michael Lauber dijo que las «relaciones bancarias sospechosas» fueron reportadas en el marco de la normativa suiza contra el lavado de dinero.

El caso es «enorme y complejo», afirmó Lauber. La pesquisa gira en torno a «administración desleal y lavado de dinero» en los procesos de candidatura que otorgaron el Mundial 2018 a Rusia y de 2022 a Catar.

El fiscal federal dijo estar preparado para que cualquiera de los países pueda ser despojado de los derechos de organización del torneo si nuevas pruebas demuestran irregularidades.

«No me preocupa si hay algún (daño) colateral en otra parte», dijo Lauber. «No me preocupa el calendario de la FIFA. Me preocupa mucho mi propio calendario, que no puedo desvelar», añadió, dirigiéndose a los medios por primera vez desde que se anunciara la investigación suiza a la FIFA hace tres semanas.

El fiscal apuntó que «no descarta» entrevistar al actual presidente de FIFA, Joseph Blatter, y a su secretario general, Jerome Valcke, en el futuro, aunque ninguno de ellos está bajo sospecha actualmente.

Blatter también es objeto de otra investigación sobre sobornos y asociación ilícita liderada por agencias federales estadounidenses, que colaboran con las autoridades suizas.

El caso en Estados Unidos incluye en acusaciones de que miembros votantes de la FIFA recibieron 10 millones de dólares en sobornos para apoyar la exitosa candidatura de Sudáfrica para organizar el mundial de 2010. Se ha relacionado a Valcke con la transferencia del dinero desde una cuenta de la FIFA en nombre de altos cargos sudafricanos.

Lauber evitó pronunciarse sobre si las pesquisas sobre el Mundial de Sudáfrica quedan también en el ámbito de su investigación.

La FIFA inició el caso sobre las elecciones de sede para 2018 y 2022 al presentar una demanda criminal contra «personas desconocidas» el pasado noviembre.

«Este es un proceso dinámico», dijo Lauber. «Podría llegar realmente a cualquier lugar y es por eso por lo que no quiero decirles en qué dirección pongo el foco».

«Tengo medidas coercitivas y soy independiente», dijo el fiscal en una conferencia de prensa convocada tras su reelección por las autoridades federales para otros cuatro años en el cargo.

*Brcl