Madison Bumgarner salió al relevo en la quinta entrada para levantar una cortina que Reales no supo dañar y los Gigantes vencieron 3-2 a los Reales de Kansas City para alzarse con el título de la Serie Mundial 2014.

Los Gigantes ganaron el tercer título del ‘Clásico de Otoño’ en cinco años, y Bumgarner (3-0), que mantiene el invicto en las tres participaciones que ha tenido en la Serie Mundial (5-0), consiguió el premio de Jugador Más Valioso (MVP).

Bumgarner, que salió en el quinto episodio, cedió sólo dos imparables y abanicó a cuatro bateadores rivales después de realizar 68 lanzamientos y colocar 50 en la zona del strike.

Sandoval se convirtió en la gran figura del bateo oportuno y productivo de los Gigantes al estar perfecto de 3-3 con dos carreras anotadas, que le permitieron concluir la serie con .429 de promedio de bateo, el más alto del equipo.

El toletero venezolano anotó la carrera del triunfo en la parte baja de alta de la tercera entrada con sencillo impulsador del bateador designado Michael Morse que también fue decisivo al irse de 2-1 y dos carreras producidas.

Sandoval también fue el que capturó la bola de “foul” que pegó el su compatriota el receptor Salvador Pérez y que fue el último out del partido con el que también logró tres títulos.

El toletero venezolano, de 28 años, podría haber disputado el último partido con los Gigantes al convertirse en agente libre nada más concluir la temporada.

La derrota fue para el abridor Jeremy Guthrie (1-1), que lanzó tres entradas y un tercio en las que espació cuatro imparables con tres carreras limpias permitidas, no dio bases por bolas y retiró a tres bateadores por la vía del ponche