Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El ex árbitro profesional, Arturo Brizio Carter, realizó una visita a Correcaminos para darles una charla sobre Fair Play y trabajo arbitral, de cara al Torneo Apertura 2015 del Ascenso MX.

“Yo realmente tengo mucho cariño por Ciudad Victoria, tengo muy buenos amigos y uno de ellos es Manuel (Corcuera), y me sugirió si podría preparar algo y platicar algo con los muchachos sobre el tema arbitral y reglamentario”, explicó ante los medios al medio tiempo del encuentro ante Santos Sub-20.

Señaló que el arbitraje del Ascenso MX es difícil y que era una buena idea platicar con el equipo para orientar acerca de lo que se pueden enfrentar.

Además mencionó que el arbitraje vive un momento de “renovación que no es sencillo”.

“El aguantar retiros masivos de árbitros y en 10 años se han ido una cantidad importante de árbitros, simplemente de un ciclo mundialista a otro se fue Armando Archundia, Marco Rodríguez que son puntales del arbitraje, esta liguilla ya no tuvimos a Puentes Durán  por el problema que tuvimos en el Toluca-Atlas, Palazuelos que se fue al Mundial Sub-17, entonces no es sencillo encarar un torneo y sobre todo que tenemos dos ligas muy competitivas la de Ascenso y la Liga MX”, indicó.

Se le cuestionó un consejo  para los árbitros de la capital tamaulipeca por la problemática reciente.

“Es un trabajo de todos, no nada más de los árbitros, ahí la prevención tiene que ser total y el tema de la sanción también tiene que ser muy drástica, no podemos esperar a que un día maten a un árbitro”, comentó el árbitro mundialista.

Añadió,  “En el profesional el árbitro tiene todas las garantías del mundo , lo más que le puede pasar a un árbitro de Primera División es que lo saquen en lo Negro del Arbitraje el domingo o lo castigue la comisión, no pasa nada, pero estos chicos se juegan la vida y si vamos a ver natural que les peguen o natural que los golpeen pues estamos locos todos, de que se trata y nadie va a querer arbitrar, de por si ya existe una crisis vocacional impresionante y nadie quiere ser arbitro pues con este tipo de situaciones mucho menos, pareciera muchas veces que los de afuera son los que juegan, son los que más se calientan, los que se enojan y los que se acaban agarrando a golpes al árbitro son los de afuera de la cancha y no podemos permitir eso”, concluyó.

Brizio