Es la Final soñada en la Concacaf. La que esperan aficionados y también organizadores. Cuando México y Estados Unidos chocan en la disputa por el título del área, hay un Clásico de por medio que no se puede perder.

Luego de confirmarse el esperado duelo tras el triunfo del conjunto de las Barras y las Estrellas sobre Jamaica, México buscará ahora su quinto título de Copa Oro cuando enfrenta en la Final a los Estados Unidos.

La primera ocasión que se midieron fue en la edición de 1993, en un Estadio Azteca con más de 100 mil aficionados que generaron un infierno para los estadounidenses. El Tricolor se impuso 4-0 con los goles de Nacho Ambriz, autogol de Armstrong, y los tantos aniquiladores de Zague y Memo Cantú.

Cinco años más tarde, en 1998, el Clásico de la Concacaf se repitió en la Final, y ahí, México volvió a vencer a los estadounidenses 1-0 con anotación del ‘Matador’ Luis Hernández, ante un Memorial Coliseum de Los Angeles repleto.

Fue hasta 2007 que el representativo de las Barras y las Estrellas pudo cobrar venganza. Landon Donovan, el verdugo del Tri, y Benny Feilhaber, anotaron para el 2-1 de los locales en el Soldier Field, de Chicago. Andrés Guardado hizo el tanto para el cuadro azteca.

Dos años después, en 2009, vino la revancha para México, y de qué forma. La humillación más grande en las Finales entre ambos en Copa Oro fue impuesta por el Tricolor, que con goles de Torrado, Giovani, Vela, ‘Gringo’ Castro y Guille Franco, le impusieron un categórico 5-0 a los norteamericanos en el Giants Stadium, en New Jersey.

La ocasión más reciente que se vieron las caras con la Copa Oro esperándolos, fue hace ocho años, en 2011. El Tri presagiaba un naufragio tempranero con los tantos de Bradley y Donovan, pero una reacción bravía de los aztecas llevó a las anotaciones de Barrera (2), Guardado, y un soberbio golazo de Giovani para sellar un inolvidable 4-2 en el Rose Bowl, de Pasadena.