CIUDAD DE MÉXICO.-Despertó el talismán de Cruz Azul y el equipo inició su recuperación de cara a la Liguilla: cada que Mariano Pavone anota un gol con La Máquina en la Liga MX, el equipo gana, o en el peor de los casos, empata.

Aunque el delantero no tiene una marca que impresione en efectividad de goleo (mete un gol cada 213 minutos), los tantos de Pavone se traducen en puntos para Cruz Azul. En las cinco temporadas que lleva el ‘Tanque’ con La Máquina, cuando éste ha anotado un gol, el club ha ganado 20 juegos, empatado siete, y nunca ha perdido.

Pavone recuperó su puntería esta temporada y lleva dos goles en fines de semanas seguidos que se traducen en seis puntos para Cruz Azul, claves para que el club celeste esté en zona de clasificación. Le metió un tanto al León en la Jornada 10 y fue suficiente para ganar 1-0. Contra América, la fecha pasada, metió un golazo y abrió el camino para la goleada 4-0.

Pero Mariano no se conforma y quiere más goles en el cierre de la temporada para llevar a Cruz Azul a la Liguilla. «Esperemos que sigan viniendo los goles y que sigamos ganando», afirmó Pavone.

El argentino sonríe de nuevo. Los nueve partidos seguidos sin meter gol en este torneo, los errores frente al arco, las fallas en los tiros, los abucheos de algunos fanáticos celestes, la suplencia, su lesión, todo ha quedado atrás.

El gol contra América reconcilió a Pavone con una parte de la afición celeste que incluso coreó su nombre. Los goles cuentan pero si es contra el odiado rival y más aún si es un golazo, ayuda más para recuperar la confianza.

«Siempre para un delantero es difícil no poder encontrarse con el gol, y más cuando el equipo lo necesita. Por suerte tuve la confianza de Luis Fernando (Tena, entrenador de Cruz Azul), el cuerpo técnico y los compañeros que siempre me apoyaron, por suerte pude devolver esa confianza», añadió.

La Máquina está en zona de clasificación. Pavone consideró que el juego contra América era para demostrar que son un equipo grande.