MADRID.-El derbi entre Atlético y Real Madrid se vivió con intensidad hasta en los banquillos, y el merengue fue uno de los frentes más angustiados durante el duelo que ganaron los Colchoneros, a tal grado que Álvaro Arbeloa reclamó a Carlo Ancelotti la entrada de Javier Hernández, pues consideró que no era necesario, debido a que los madridistas perdían 3-0, con muy pocos minutos para el final.

Justo cuando Ancelotti ordenó al mexicano que se parara a calentar para ingresar al campo, Arbeloa se dirigió a Carlo y le cuestionó «es necesario», pues al duelo le faltaban cerca de 15 minutos, y los merengues perdían por tres goles en el Calderón.

La reacción de Arbeloa tuvo un antecedente, pues Chicharito también tuvo un roce en el banquillo con Fernando Hierro, quien se encontraba con los suplentes, hablando sobre el parado táctico del cuadro blanco.