Dallas, Texas 15 Oct (Notimex).- El Hospital Presbiteriano de la Salud de Texas reconoció hoy que hubo una “exposición” en el tratamiento del liberiano Thomas Eric Duncan, el primer paciente diagnosticado con ébola en el país, pero negó “un problema sistemático” en el nosocomio.

“Mucho se ha dicho de lo que se pudo hacer o no, pero está claro que hubo una exposición en el tratamiento del señor Duncan”, dijo Dan Varga, vicepresidente y director clínico de Texas Health Resources, el grupo corporativo al que pertenece el Hospital Presbiteriano de la Salud.

Varga participó esta mañana en una rueda de prensa junto con autoridades locales, tras confirmarse que una segunda empleada del Hospital Presbiteriano de la Salud se infectó con el virus del Ébola al formar parte del equipo que atendió a Duncan, quien murió hace una semana.

La trabajadora de la salud, al igual que la enfermera Nina Pham, quien está siendo tratada también por contagio desde el pasado domingo, atendió a Duncan.

Varga dijo que la detección de esta nueva infección “es una evidencia de que nuestro programa de monitoreo funciona”.

La nueva paciente contagiada de ébola fue aislada en el hospital 90 minutos después de que ella misma se detectó un aumento en su temperatura, la noche del martes.

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, dijo que se trabajó durante la madrugada para descontaminar la vivienda de esta nueva paciente y un equipo de manejo de materiales peligrosos se encontraba ya trabajando en el lugar.

Rawlings y otros funcionarios locales acudieron también al complejo de apartamentos a notificar personalmente a los vecinos de la mujer e informarles de las medidas de precaución que se recomiendan.

El juez del condado de Dallas, Clay Jenkins, quien coordina los esfuerzos de las autoridades locales para combatir el ébola, dijo que esta nueva paciente, “al igual que Nina Pham, se trata de una persona heroica, una persona que ha dedicado su vida a ayudar a los demás”.

Señaló que la nueva paciente está manejando la situación con “garra, gracia y determinación”.

Hasta el momento ningún funcionario del hospital, la ciudad o del condado confirmaron si la trabajadora de la salud es también una enfermera como Pham.

Las autoridades de salud monitorean a dos grupos de personas por haber tenido algún tipo de contacto con alguno de los dos casos de ébola registrados en Dallas.

El primer grupo, constituido por 48 personas, es monitoreado por haber tenido contacto directo o indirecto con Duncan, el primer paciente. Ninguno de ellos ha desarrollado síntomas de la enfermedad y podrían haber superado ya el periodo crítico para desarrollarla.

El segundo grupo está constituido por 77 empleados del Hospital Presbiteriano de la Salud, incluidos médicos y enfermeras, que están siendo monitoreados diariamente por una posible exposición a Duncan durante los 10 días que permaneció hospitalizado en ese lugar.

Además se está monitoreando también a una persona que tuvo contacto con la enfermera Pham en el breve periodo en el que transcurrió entre que desarrollo los síntomas de la enfermedad y fue posteriormente admitida y aislada en el hospital.

Duncan, un ciudadano liberiano de visita en Texas, se convirtió el pasado miércoles en la primera persona en morir de la enfermedad en Estados Unidos.

NTX/FTD/DAS/