El cohete Antares de la compañía privada Orbital Sciences ( pero lanzado por la NASA) encargado de poner en órbita a la cápsula Cygnus con suministros para la Estación Espacial Internacional, explotó pocos segundos después de su lanzamiento desde las instalaciones de la NASA en Wallops, Virginia, el martes 28 de Octubre a las 22:22 GMT.

La compañía Orbital Sciences ha publicado un comunicado en el que lamenta profundamente este catastrófico fallo, y que han formado un consejo de investigación para averiguar que pudo pasar para que se produjese el fatal desenlace. «Es demasiado pronto para saber los detalles de lo que pasó», dijo Frank Culbertson, vicepresidente ejecutivo de Orbital. «Llevaremos a cabo una investigación a fondo de inmediato para determinar la causa de este fracaso y qué medidas se pueden tomar para evitar una repetición de este incidente. Tan pronto como entendamos la causa trabajaremos para volver al programa espacial de la nación».

Mientras tanto, la NASA ha confirmado que la tripulación de la ISS no corre peligro de desabastecimiento, ya que esta madrugada a las 7:09 GMT, 13:09 hora de Moscú, despegaba rumbo a la ISS un carguero ruso, la Progress 57, que hoy mismo llegará a la Estación Espacial Internacional con más de 5 toneladas de suministros y mercancía para los tripulantes del complejo orbital.