Tokio, 21 Oct (Notimex).- Japón reforzó hoy las medidas de control ante posibles casos de ébola, al exigir a los viajeros procedentes de Guinea, Liberia y Sierra Leona reportar su estado de salud, incluida su temperatura corporal, dos veces al día por tres semanas.

El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón precisó que cualquier viajero que haya estado en esos tres países africanos está obligado a reportar su estado de salud a los funcionarios, a pesar de que no hayan estado en contacto con pacientes infectados con el virus.

El titular de esa dependencia, Yasuhisa Shiozaki, indicó que el requisito de cuarentena para los viajeros tendrá una duración de 21 días, según el diario The Japan Times.

Debido a que el período de incubación del ébola es de dos a 21 días, las personas infectadas pueden no mostrar signos de la enfermedad en el momento de su llegada a Japón, pero pueden desarrollar síntomas más tarde.

El Ministerio japonés de Salud también ha llevado a cabo inspecciones en los aeropuertos de su país desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el estado de emergencia en agosto pasado.

Los viajeros que llegan a Japón son revisados con una termografía, un dispositivo que permite la obtención de imágenes de las radiaciones de calor y ondas infrarrojas que emiten los cuerpos, además se les pide informar si han permanecido en Guinea, Liberia, Sierra Leona o Nigeria.

Los servicios médicos de Japón empezaron este mes a recibir cursos de formación para ayudar a evitar contagios si se detectara un probable caso de ébola en el país.

Un total de 47 hospitales fueron designados como centros especiales para tratar pacientes con enfermedades infecciosas como el ébola y en algunos de ellos han comenzado a impartirse sesiones de formación para el personal sanitario, según la cadena pública NHK.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicados el viernes pasado, el ébola ha infectado a nueve mil 191 personas y causado la muerte de al menos cuatro mil 546 de ellas, la mayoría en Liberia, Sierra Leona y Guinea.