Washington.- Convocadas por estudiantes sobrevivientes de la masacre en una escuela en Florida, decenas de miles de personas se congregaron el sábado en la capital de Estados Unidos y otras ciudades del país en marchas por el control de armas de fuego y el activismo político entre los jóvenes.

Los organizadores de la “Marcha por Nuestras Vidas” en Washington esperaban que su protesta igualase en números y espíritu la marcha de las mujeres el año pasado, una de las mayores protestas en la capital desde la era de la guerra de Vietnam y que excedió por mucho las predicciones de 300 mil participantes.

Con pancartas que decían “Somos el cambio”, “Se acabó el silencio” y “Fuera la NRA de la política”, los manifestantes se congregaron en la Avenida Pensilvania desde el proscenio cerca del Capitolio hasta la Casa Blanca. La ruta pasa además junto al Trump International Hotel. El presidente Donald Trump estaba en Florida el fin de semana.

La violencia con armas de fuego es algo reciente para algunos en la muchedumbre en Washington: Ayanne Johnson, de la Escuela Secundaria Great Mills, en Maryland, llevaba un cartel que decía “Marcho por Jaelynn”, en honor a Jaelynn Willey, quien murió el jueves, dos días después de ser baleada por un compañero de escuela. Un adolescente fue herido en el ataque y el atacante murió.

Tras la masacre del 14 de febrero en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, los estudiantes han accedido a una corriente pro control de armas que ha estado creciendo con los años; pero que aún enfrenta una poderosa oposición de los defensores del derecho de posesión de armas. Los organizadores esperan que las pasiones de las muchedumbres y su alineación de oradores adolescentes se vuelva un momento decisivo a partir de las elecciones legislativas de noviembre.

Muchas personas se congregaron también en una marcha cerca de la escuela en Parkland donde murieron 17 personas. La presencia policial era considerable allí, mientras los organizadores preparaban el sitio y los manifestantes comenzaban a llegar. Con las consignas de “Basta ya” y “Nuestras boletas (electorales) detendrán las balas”, unas 20.000 personas se concentraron en el lugar.

Otras personas de la zona fueron a la marcha central en Washington. El dueño del equipo de fútbol americano New England Patriots, Robert Kraft, cedió el avión del equipo para el viaje por pedido del astronauta Mark Kelly.

“Es difícil decir que no a algo así, sobre todo por tratarse de estas víctimas”, dijo la vocera del equipo, Stacey James.

Un nuevo sondeo The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research encontró que 69% de los estadounidenses piensan que las leyes de control de armas en el país deben ser más estrictas.

Casa Blanca aplaude protestas

La Casa Blanca aplaudió las numerosas manifestaciones que se celebran hoy a lo largo de EU a favor de un mayor control de armas, organizadas mayoritariamente por estudiantes y que sacarán a las calles un millón de personas, según estimaciones de los organizadores.

La portavoz adjunta de la Casa Blanca, Lindsay Walters, aseguró que “mantener a los niños seguros” es una de las principales prioridades del presidente estadounidense, Donald Trump, que hasta ahora no se ha pronunciado al respecto de las protestas que se celebran en unas 800 localidades de EU.

“Mantener a nuestros niños seguros es una de las principales prioridades del Presidente, por lo que instó al Congreso a aprobar las legislaciones ‘Fix NICS Act‘ y ‘Stop School Violence Act’“, dos leyes que pretenden mejorar el sistema de verificación de antecedentes previo a la compra de armas y la seguridad en las escuelas.

La “Fix NICS Act” reforzará las leyes existentes para garantizar que las autoridades transmitan los antecedentes penales a la base de datos del Sistema Nacional Instantáneo de Verificación de Antecedentes Criminales (NICS, en inglés), utilizado por el FBI para comprobar en cuestión de minutos si alguien que solicita comprar un arma ha cometido algún delito.

Por otro lado, la Casa Blanca recordó en su nota oficial que el Departamento de Justicia de EU emitió este viernes una ley para prohibir la venta de los conocidos “aceleradores de disparos”, unos dispositivos que multiplican la capacidad de las armas de fuego, ante la creciente demanda de nuevas políticas para reducir la violencia armada.

“El Departamento de Justicia emitió la ley para prohibir los aceleradores de disparos siguiendo el compromiso del Presidente para prohibir dispositivos que convierten armas legales en ametralladoras ilegales”, añadió Walters.

La manifestación más grande para reclamar un mayor control de armas en EU arrancará a las 12.00 hora local (16.00 GMT) en Washington, donde se espera la asistencia de más de 500.000 personas.