Naciones Unidas, 10 Oct (Notimex).- La decisión de otorgar el Premio Nobel de la Paz de este año a la joven paquistaní Malala Yousafzai y al indio Kailash Satyarthi representa una victoria para los niños del mundo, consideró hoy el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

En un comunicado, Ban felicitó a “ambos líderes por su bien merecido reconocimiento”, y agregó que con sus premios los “verdaderos ganadores hoy son los niños del mundo”.

Yousafzai, que ha promovido el derecho de las niñas a la educación y quien ha sido “una valiente y gentil defensora de la paz”, se ha convertido en “una maestra global” mediante el simple acto de asistir a la escuela, expresó Ban.

“Ella dijo que una pluma puede cambiar el mundo, y demostró cómo una joven mujer puede liderar el camino. Con valentía y determinación, Malala ha mostrado lo que los terroristas temen más: una niña con un libro”, apuntó.

Agregó que la ONU seguirá apoyando los esfuerzos de Malala contra el extremismo y su lucha por los derechos de las niñas de todo el mundo de vivir sin violencia, ir a la escuela y disfrutar de su derecho a la educación.

Mientras tanto, el titular de la ONU aseguró que Kailash Satyarthi, que ha sido un tenaz activista para terminar con la explotación infantil en el mundo, ha estado al frente del movimiento internacional por la justicia, la educación global y por una mejor vida para millones de menores.

“Gracias en buena medida al trabajo heroico de Satyarthi, el mundo se ha movido de la negación sobre el abusivo trabajo infantil al reconocimiento, la toma de consciencia y la acción”, señaló.

Satyarthi ha sido una presencia habitual en la ONU, y su liderazgo, el compromiso y el sacrificio personal durante muchas décadas le han ayudado a aumentar la conciencia pública, movilizar a los líderes de opinión, y galvanizar a la sociedad, agregó Ban.

Ban añadió que Satyarthi ha proporcionado elementos clave para el éxito en la lucha contra las peores forma de trabajo infantil: indignación moral, compromiso personal e involucramiento de la sociedad.

El alto comisionado de la ONU para Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, destacó por su parte la importancia de conceder el Premio Nobel de la Paz a dos defensores de los derechos humanos que han luchado en favor de los derechos del niño.

Este reconocimiento “envía un mensaje importante de apoyo y reconocimiento a las personas de todo el mundo que incansablemente trabajan para defender los derechos de los niños”, enfatizó.

Tanto Malala como Satyarthi han demostrado un tremendo valor ante sus poderosos adversarios, observó Zeid.

Malala, ella misma es una niña, ha desafiado a los grupos armados en su lucha por el derecho a la educación para las niñas, así como los niños, mientras Satyarthi ha estado a la vanguardia de la lucha contra la esclavitud infantil y la explotación de niños con fines comerciales.

Zeid confió en que este reconocimiento “servirá para reforzar la voluntad política de los Estados y de los esfuerzos de las instituciones y personas de todo el mundo para defender los derechos del niño, el más vulnerable y más precioso de sus recursos”.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) se unió al reconocimiento a Malala Yousafzai y Kailash Satyarthi, dos poderosos defensores de los niños, al ser galardonados con el Premio Nobel de la Paz 2014.

“Este premio será una inspiración para todos los millones de niños sin nombre y desconocidos de todo el mundo que luchan en silencio todos los días para el derecho a la educación, el derecho a ser escuchados y protegidos”, añadió el Unicef en un comunicado.

“El premio demuestra la convicción inquebrantable de que los niños son una fuerza para el cambio”, argumentó.