Para proteger la salud de la población tamaulipeca, la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, lleva a cabo visitas de verificación en los establecimientos que manejan alimentos, por medio de las cuales se supervisa que se elaboren y comercialicen en las mejores condiciones, evitando así la propagación de enfermedades.

Raúl Terrazas Barraza, Encargado del Despacho de la COEPRIS, notificó que durante esta semana, como resultado de estas visitas de verificación, en el municipio de Altamira, se procedió al aseguramiento y destrucción de 105 piezas de queso molido de vaca, los cuales se encontraban a la venta en establecimientos fijos.

De tal manera, recomendó a la ciudadanía que al momento de adquirir este tipo de queso, revise si se encuentra debidamente etiquetado, que indiquen la fecha de caducidad, el lote, la dirección de quienes elaboran el producto y que tenga una temperatura de conservación menor a los 7 grados centígrados y, sobre todo, que esté pasteurizado.

Expresó que “este tipo de producto representa un gran riesgo a la salud de la población si no se toman en cuenta las condiciones sanitarias correspondientes para su elaboración y conservación, y la finalidad de la COEPRIS es detectar cualquier acción que pudiera afectarla.”

Refirió además que las acciones que realizan son con el impulso del Secretario de Salud, Norberto Treviño García Manzo, quien busca mantener una vida sana entre las familias tamaulipecas.

Destacó que la Coordinación Regional de Altamira fue la que informó sobre la venta de los quesos el pasado 10 de septiembre, en los que detectaron que no presentaban en su etiquetado la fecha de caducidad, número de lote, ni dirección de quién elabora el producto. Además, los quesos se encontraban en temperaturas inadecuadas para su conservación y mantenimiento, el refrigerador no tenía los controles de temperatura, estaba visiblemente deteriorado y oxidado, no presentaron certificado de salud, constancia de fumigación e incluso los aparatos eléctricos no tenían mantenimiento.