La Secretaría de Salud de Tamaulipas, a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), activó la segunda fase del plan sanitario y de acuerdo al protocolo federal instruyó la implementación de la veda temporal para la extracción y comercialización de moluscos bivalvos (ostiones, almejas y mejillones) luego de confirmarse la presencia del fenómeno de marea roja en el litoral tamaulipeco.

José Isauro Flores Rivera, titular de la COEPRIS, reveló que tras encontrarse conteos del organismo unicelular, Karenia brevis, superiores a los cinco mil por litro de agua, se iniciaron de forma inmediata las verificaciones a establecimientos que procesan, distribuyen o preparan alimentos basados en estas especies marinas en las coordinaciones de  Matamoros, San Fernando, Padilla, Altamira y Tampico.

El funcionario refirió que es instrucción del Gobernador Egidio Torre Cantú, mejorar la salud de los tamaulipecos y evitar situaciones que impliquen riesgos sanitarios, por ello se redoblará la vigilancia y las visitas de verificación a partir de esta semana, para la recolección de muestras de productos de la pesca, en las que se incluyen ostión, pescados y mariscos, aunque estos últimos en forma preventiva, ya que, el riesgo mayor a la toxina generada por los florecimientos algales, lo representan ostión, almejas y mejillones.

Tamaulipas, tiene 27 puntos georeferenciados del Litoral, que se muestrean semanalmente de septiembre a noviembre y diario en caso de florecimientos algales, por ello partir del 22 de septiembre se toman lecturas al microscopio sobre la presencia de Karenia brevis.

Flores Rivera destacó que la veda temporal se mantendrá hasta que exista evidencia del restablecimiento de las condiciones en el fitoplancton marino y pueda constatarse que la concentración de Karenia brevis, sea menor a lo previsto en la Norma Oficial Mexicana 242, es decir, por debajo de las cinco mil células por litro de agua.

Detalló que podrán comercializarse productos de la pesca de escama, crustáceos y cefalópodos (pulpos, calamares) pero debe evitarse el consumo de ostión, almeja y mejillones, que son de la familia de moluscos bivalvos. La razón es que éstos últimos se alimentan por filtración y pueden alojar la toxina que produce la Marea Roja, en tanto que camarones, pescados, pulpo, calamar y jaiba, no sintetizan la toxina y por lo tanto no se fija en carne, de manera que no representa riesgo a los consumidores.

Para la Secretaría de Salud es importante difundir de manera preventiva a la población el comportamiento de los florecimientos algales nocivos, fomentar en los pescadores, productores y comercializadores el conocimiento sobre los riesgos de exposición a los moluscos afectados por la marea roja y a partir de ello, establecer medidas de control, mismas que deben incorporarse a sus procesos de trabajo.

Finalmente el titular de la COEPRIS mantendrá el monitoreo de agua de mar, muestreo de ostión, verificará establecimientos que comercialicen o preparen productos de la pesca y se llevarán a cabo sesiones de Fomento Sanitario y entrega de materia impreso, en el cual se detalla el fenómeno de Marea roja, cuales son los productos que resultan afectados, los síntomas que ocasiona en las personas y cómo prevenir la intoxicación.