La Comisión de Justicia del Congreso del Estado, dictaminó procedentes las propuestas para nombrar como Magistrados de Número y Regional del Supremo Tribunal de Justicia, a los ciudadanos Jesús Miguel Gracia Riestra, Adrián Alberto Sánchez Salazar, Mariana Rodríguez Mier y Terán, así como Javier Valdez Perales, respectivamente, quienes coincidieron en que trabajarán con responsabilidad, dedicación y esfuerzo en la impartición de justicia.

 

En la reunión realizada este lunes por los integrantes del órgano parlamentario, presidido por la Diputada Aida Zulema Flores Peña, los aspirantes externaron que de obtener la confianza del Pleno Legislativo, contribuirán con nuevas ideas, experiencia y estarán inmersos en capacitación constante, para mejorar la impartición de justicia en Tamaulipas, donde se avanza con el nuevo Sistema de Justicia Penal.

 

Durante la entrevista efectuada por los Diputados de las diferentes fuerzas políticas, a fin de contar con elementos de juicio sobre los conocimientos y la aptitud para ocupar el cargo, los ciudadanos resaltaron que en el desempeño de sus funciones actuarán con honestidad y rectitud, observando los principios de independencia, objetividad y profesionalismo en la responsabilidad  de servir a los tamaulipecos.

 

Los legisladores destacaron que las cuatro propuestas enviadas por el Gobernador del Estado, Egidio Torre Cantú, para fungir como Magistrados del STJ, cumplieron con los requisitos constitucionales y legales, así como con la idoneidad para ocupar el cargo, además que en esta última etapa de entrevista, expusieron de manera clara su pensamiento y planteamientos de actuación, dando certeza de que cuentan con la preparación necesaria para desempeñar la encomienda.

 

Al agotar los asuntos a tratar por la Comisión de Justicia, a la cual asistieron los Diputados José Ricardo Rodríguez Martínez, Rogelio Ortíz Mar, Francisco Elizondo Salazar, Juan Rigoberto Garza Faz, así como las legisladoras Blanca Guadalupe Valles Rodríguez y Patricia Guillermina Rivera Velázquez, se dieron por concluidos los trabajos y se turnó al Pleno del Congreso los Dictámenes correspondientes para su aprobación final.