El trabajo en la Universidad, formando nuevas generaciones, es en sí mismo un premio cotidiano para quien tiene la vocación de educar. Pero la contribución del doctor Héctor M. Cappello  a la educación superior mexicana tiene tal relevancia que este mes de mayo, en el marco del Día del Maestro, este catedrático investigador de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) recibió sendos reconocimientos de dos de las más prestigiadas instituciones del país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

El primero ocurrió el 14 de mayo, cuando el doctor Cappello, fundador de la Facultad de Psicología y del doctorado en Psicología Social en la UNAM, fue uno de los treinta académicos que recibieron la Medalla al Mérito AAPAUNAM 2013, que entregaron el rector de esa universidad, José Narro Robles, y la secretaria general de la Asociación Autónoma del Personal Académico de la UNAM, Bertha Guadalupe Rodríguez Sámano.

“Me otorgaron el reconocimiento en el área de Ciencias sociales y humanidades por ser uno de los cinco fundadores de la Facultad de Psicología, por haber fundado el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) y por ser el precursor de la psicología social en México”, dice Cappello respecto al primero de los dos nuevos pergaminos que adornan su oficina, la dirección del Centro Multidisciplinario de Investigaciones Regionales (CeMIR), organismo que fundara en 1990 mediante la colaboración UAT-UNAM.

El segundo tiene fecha del año pasado, pero le fue entregado el 17 de mayo tras dictar la conferencia “Antecedentes de la psicología en México” en el auditorio de la Facultad de Psicología de la UANL.

“Con base en la evaluación que realiza un comité sobre los méritos académicos de personas externas a la UANL, su Consejo Universitario otorga el reconocimiento de Profesor Afiliado, que me entregó el rector Jesús Ancer Rodríguez. Soy la quinta persona que recibe esta distinción”, dice el profesor de la UAT.

De acuerdo con nuestro entrevistado, la UANL no tiene doctorado en Educación en tanto que la UAT sí. Es precisamente Cappello el creador de ese programa de posgrado en nuestra universidad. “Mediante un convenio de colaboración entre estas dos instituciones a la fecha han podido graduarse cinco doctores en Educación de la UANL a través de la UAT”, explica.

Héctor M. Cappello es originario de la ciudad de México. Cursó su carrera en la UNAM. Es máster en Psicología por la Universidad de Texas y por la propia universidad nacional, donde también obtuvo el grado de doctor.

Su trayectoria en la UAT es ejemplar. La primera aproximación se dio a finales de 1970, cuando creó los primeros 32 programas de posgrado en esta universidad mediante el convenio de colaboración UAT-UNAM. Más tarde, con motivo de la descentralización del CRIM, instaló en Ciudad Victoria una extensión de ese centro, de la que se derivaría el CeMIR, que hoy es referente de la investigación social en el norte del país.

Su obra escrita asciende a veinte libros y más de cien artículos académicos. En la UAT dirige desde hace más de veinte años la Revista Internacional de Ciencias Sociales y Humanidades, SOCIOTAM además de impartir cátedra en la Unidad Académica de Ciencias, Educación y Humanidades (UAMCEH).