La Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) concluyó la elaboración del libro “Flora nectaropolinífera del Estado de Tamaulipas”, documento que está dirigido a fortalecer la actividad económica del sector apícola, pero sobre todo, busca sensibilizar a la población sobre el cuidado de las abejas y sus entornos naturales.

La obra es el resultado de cuatro años de investigación a través del Proyecto “Estudio de las floraciones anuales e impacto en la producción y calidad de la miel”, desarrollado por la UAT a través del Instituto de Ecología Aplicada (IEA), con el apoyo de la Fundación PRODUCE Tamaulipas, A.C.

El autor del proyecto es el Dr. Antonio Guerra Pérez, teniendo como coautores a otros colegas especialistas en ecología, medio ambiente y recursos naturales, el Dr. Arturo Mora Olivo, Dr. José Guadalupe Martínez Ávalos, Dr. Carlos Zamora Tovar, Dra. Glenda Nelly Requena Lara, el Dr. Héctor Arturo Garza Torres y la Dra. Laura Elena González.

El Director del IEA de la UAT, Dr. Arturo Mora Olivo, explicó que en breve será publicada la obra para su divulgación, y destacó que este trabajo forma parte de la vinculación que sostiene la UAT con el Gobierno de Tamaulipas.

Comentó que entre sus objetivos, se pretende que el libro sea un manual de la flora apícola de nuestra entidad, que esté al alcance de la sociedad en general.

“Se trata de un manual de las especies de importancia apícola, especies de plantas que tienen flores, que producen néctar y polen, que es el insumo de las abejas”, recalcó.

“Mucho se ha hablado de las abejas, que si desparecieran, desparecería el hombre también, porque dentro de los sistemas ecológicos estos insectos son los encargados de polinizar, no solamente las plantas nativas, sino plantas cultivadas, muchos cultivos de importancia económica dependen de las abejas, y si no las cuidamos vamos a perder todo este patrimonio”, expresó.

Destacó que durante varios años se han realizado proyectos de investigación de la UAT para el Sistema Producto Apícola de la Región, inicialmente en inventarios y después Sistemas de Información Geográfica con una clasificación de todo el material en colecciones.

“Y finalmente se hace el manual que da información a los apicultores para que puedan llevar sus cajones con sus abejas, en ciertas épocas. Por ejemplo, cuando no hay floración, ya que muchos dependen de los cítricos y tenemos miel de azahar, pero también tenemos flor de mezquite, para cuando no hay esas épocas de floración, puedan usar la flora local, de las plantas nativas, y así ellos pueden aprovechar ese recurso”, concluyó.

La publicación destaca el potencial que tiene Tamaulipas para la producción apícola, al plasmar el registro de más de 450 especies de plantas útiles para las abejas, en una diversidad florística y áreas de flora nativa, además de cultivos de cítricos, cucurbitáceas y hortalizas, siendo todo esto un recurso natural susceptible de ser aprovechado sustentablemente.

En sus diferentes capítulos, se podrá encontrar información útil y veraz sobre los cultivos agrícolas y la flora nectaropolinífera de las áreas en el estado que cuentan con los tipos de vegetación de mayor producción en cuanto a cantidad y calidad de miel.

Entre otros aspectos también, contiene un catálogo con las diferentes especies de flora tamaulipeca, determinadas como productoras de néctar, polen o ambos; su temporada de floración, distribución y una breve descripción de la especie, así como una fotografía de identificación.

Galería