Este martes 3 de marzo se conmemora el 48 aniversario del movimiento estudiantil de 1967, que dio origen a la autonomía de la máxima casa de estudios de Tamaulipas, confiriéndole su autodeterminación, personalidad jurídica y administrativa.

Con la promulgación, en febrero de 1956, de la Ley Constitutiva de la Universidad de Tamaulipas, se establece con este nombre la personalidad jurídica de la institución cuyos orígenes se remontan a 1950, año de la conformación de la asociación civil denominada Educación Profesional de Tampico.

La autonomía de la casa de estudios llegaría años después, al promulgarse los Decretos 145 y 146 anunciados por el Gobierno del Estado en marzo de 1967, y su nombre oficial pasa a ser el que actualmente conserva: Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

En esa época se instituyó una Junta de Gobierno integrada por once miembros con facultades directivas. La Universidad estaba integrada por diez facultades, seis escuelas, cinco preparatorias, un instituto y un departamento, con una creciente población escolar, como así lo describe el historiador,Juan Fidel Zorrilla, en su “Reseña Histórica de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (1953 -1993)”, editada por el Instituto de Investigaciones Históricas de la UAT.

También menciona la aprobación el 5 de noviembre de 1972, del Estatuto Orgánico de la UAT que reconoce como antecedentes los decretos 33 y 34 expedidos por el Congreso del Estado ese mismo año, y que establece como autoridades de la Universidad: La Asamblea Universitaria; el Rector; la Secretaría General; los Consejos de Facultades y Escuelas; Directores; Junta Permanente; Patronato y Jefes de Departamento.

Actualmente, el Estatuto Orgánico de la UAT establece en el primero de sus artículos: “El presente Estatuto, regula y desarrolla la organización académica y administrativa y la estructura de gobierno de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Sus disposiciones son de observancia general y de aplicación obligatoria. Y en su segundo artículo: “La Universidad Autónoma de Tamaulipas es un organismo descentralizado del Estado, con autonomía, personalidad jurídica y patrimonio propio”.

Con el reconocimiento y el perenne recuerdo de quienes han entregado su vida y trayectoria en la institución, la Universidad refrenda el compromiso de servir a la sociedad y a los tamaulipecos, con la misión fundamental de formar personas de bien coadyuvando en la generación del conocimiento con valores; formando profesionales útiles a la sociedad y con un alto sentido ciudadano en un mundo cada vez más competitivo.

La UAT se fortalece día a día en sus raíces como en sus logros y avances, para consolidarse como una de las más prestigiadas instituciones de educación superior en el país por la calidad de sus programas educativos; con la infraestructura, recursos, acervos y procesos que le dan una amplia reputación social, resultado del trabajo y esfuerzo que realizan sus estudiantes, profesores y trabajadores.

Se forja así una Universidad ética, con responsabilidad social, creativa e innovadora que se nutre del conocimiento, de la investigación, el intercambio de ideas, del debate y de la acción en beneficio de la sociedad tamaulipeca y de México.