Todo empezó en un salón de clases, mientras cursaban la materia de Nutrición Deportiva. Una idea, acompañada de una buena dosis de energía, llevó a un par de estudiantes de la UAT, de la mano de su asesora, a crear y registrar las bebidas energéticas “UAT/ADE”,con las que el trío participó recientemente en la Expo Ingenio 2013, el evento científico-tecnológico-empresarial más importante del país, convocado por la Secretaría de Economía (SE) y el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Sus nombres son Karla Nayeli Juárez Mireles y Héctor Hernández Antonio, quienes actualmente estudian el noveno semestre de la Licenciatura en Nutrición en la Unidad Académica de Trabajo Social y Ciencias para el Desarrollo Humano (UAM-TSCDH); sus productos, las bebidas UAT/ADE Vitamínica y UAT/ADE Proteínica, ambas con registro ante el IMPI, que al exhibirse en la etapa regional del XV Certamen Estatal de Creatividad e Innovación Tecnológica se presentaron por primera vez en los foros estatales.

“Esto surgió cuando llevábamos con la licenciada Norma Angélica Farrera González, nuestra asesora, la cátedra de Nutrición Deportiva —comentó Karla Juárez—. En esa materia, donde estudiábamos los requerimientos nutricionales y de hidratación de los atletas, se convocó a un concurso de bebidas electrolíticas”.

La valoración de las fórmulas de diversas marcas presentes en el mercado les permitió concebir dos bebidas que al adicionar proteínas y vitaminas a los electrolitos aportan mayores beneficios, mismas que fueron puestas a prueba en atletas de alto rendimiento.“Sin embargo, también se pueden utilizar en pacientes pediátricos con deshidratación o en pacientes con cáncer y adultos mayores que tengan un gasto metabólico grande”, afirmó la profesora Norma Farrera.

“La ventaja del UAT/ADE frente a las otras bebidas electrolíticas del mercado — agrega Héctor Hernández— es que tiene menos calorías, es de origen natural, sin conservadores, aporta vitaminas y proteínas que las otras no tienen y además es más costeable, pues mientras un litro de cualquier otra bebida electrolítica cuesta entre 20 y 24 pesos, UAT/ADE tiene un costo de producción de ocho pesos”.

Según comentaron, al presentar el producto en la Expo Ingenio en la ciudad de México, tuvieron acercamientos con algunos interesados en su comercialización, recibiendo propuestas para su envasado, etiquetado y publicidad.

Al ver en forma de un producto tangible el fruto de su creatividad, Karla Juárez se dijo satisfecha:“Es muy gratificante ver los resultados obtenidos y saber que a través de nuestro producto podemos beneficiar a muchas personas, tanto en su salud como en el rendimiento deportivo”.

Por su parte, Héctor Hernández hizo hincapié en el compromiso de los estudiantes de hacer su mejor esfuerzo en la universidad: “A veces no sabemos hasta dónde puede trascender todo el esfuerzo que implica apoyar las convocatorias que nos hacen los maestros. Hay que ponernos activos, cumplir con los lineamientos y echarle todas las ganas como estudiantes de la UAT”.