Por: Redacción

El gran riesgo de la hipertensión arterial (HA) es que no duele ni da síntomas, pero a largo plazo daña gravemente las arterias de órganos vitales como el corazón, el cerebro y los riñones. Por ello, el ISSSTE promueve su prevención, detección temprana y apego al tratamiento.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (Ensanut), se estima que 22.4 millones de mexicanos mayores de 20 años padecen HA, de los cuales, la mitad han sido diagnosticados y 50 por ciento ignoran que son hipertensos.

A este panorama, se suma el hecho de que tan solo 25 por ciento de quienes se saben  hipertensos, llevan un adecuado control de la patología, pues existe gran desapego al tratamiento; ocasionado, principalmente, porque los pacientes no presentan síntomas y erróneamente creen que no necesitan tomarse los medicamentos.

La población debe saber que este padecimiento crónico degenerativo, una vez que se presenta nunca va a desaparecer, pero se puede controlar mediante tratamiento farmacológico, alimentación saludable y ejercicio regular; de esta manera es posible evitar o retardar sus complicaciones.

En México, se estima que uno de cada tres adultos desarrolla la enfermedad.