Cd. Victoria, Tamaulipas.- De entre los atractivos turísticos de Tamaulipas, su gastronomía destaca por su gran variedad de platillos típicos, que se caracterizan por la calidad de sus ingredientes que van desde las carnes, aves, pescados, mariscos hasta sus frutos, semillas así como flores que merecen una distinción para que el visitante tenga ganas de regresar y probar más, así lo mencionó Mónica González García, Secretaria de Desarrollo Económico y Turismo.

“Se está proyectando una ruta gastronómica por todo el estado, que vaya desde Nuevo Laredo hasta Tampico, destacando los platillos típicos de la región, que van a hacer que el visitante se deleite con sus sabores e ingredientes y tenga esa necesidad de degustar todos los platillos tamaulipecos”, mencionó González García.

Empezando por la zona norte, donde en temporada de caza se pueden probar platillos a base de venado, jabalí y conejo, también destacan la carne asada, el cabrito al pastor, el borrego, el cortadillo, la discada y la carne seca.

Siguiendo por la región valle de San Fernando, donde además del machacado, cabrito y carne asada, también se preparan platillos a base de pescado como catán, liso y menguado, mariscos como jaiba y camarón, que se preparan en sopas, tortas, asados o fritos.

En el Altiplano abunda el nopal, que gracias a sus cualidades nutritivas se puede encontrar en caldos, sopas, ensaladas o guisados. Otro más es la planta de sotol, también conocida como manita de sotol o chocha, que permite fermentar su jugo para convertirlo en bebida alcohólica, o bien hervirse con orégano, jitomate y ajo.

Uno de los platillos más representativos de Tamaulipas y que se puede encontrar en la zona del Altiplano son las enchiladas tultecas, elaboradas con tortilla roja, papitas guisadas con zanahoria y chorizo, cubiertas de cebolla, tomate y lechuga. Esta delicia se puede degustar en el Pueblo Mágico de Tula.

Entre sus dulces tradicionales están los buñuelos, rosquillas de almendra, dulces de leche de cabra, gorditas de piloncillo y nieves artesanales de pitaya, tuna, garambullo, buganvilia, entre otros.

En la zona centro se encuentran las presas Vicente Guerrero y Real de Borbón, además de la playa La Pesca de Soto la Marina, por lo que se pueden encontrar especies comestibles como el huachinango, robalo, jurel, peto, pámpano, cherna, cazón, negrilla y mariscos.

Además, en la capital del Estado, Ciudad Victoria, se pueden probar gorditas de masa de maíz, rellenas de distintos guisos como asado de puerco, salsa verde, machacado, nopales, queso panela y muchos más.

En la región Mante, se cultiva caña de azúcar y se siembra, soya, cártamo, tomate, chile, cebolla y hortalizas. Abundan las conservas de frutas, populares porque se preparan con naranjas, ciruelas, limón amarillos, limas, mandarinas, mangos, plátanos, chicozapote, moras y guayabas. También existen criaderos de langostinos que se han convertido en un platillo típico.

Dentro de la zona sur se encuentra otra comida típica que es la carne a la tampiqueña, que es una tira de filete de res, acompañada de enchiladas, rajas de chile poblano, guacamole, frijoles negros refritos y queso fresco. Además también se pescan en las playas negrilla, huachinango y robalo, con los que se preparan deliciosos platillos, tampoco se quedan atrás los mariscos como el camarón y las jaibas rellenas.

Así, desde el norte con su variedad de cortes finos de carne, carne asada y cabrito, pasando por las tradicionales gorditas de distintos guisos de la zona centro y platillos a base de nopal, hasta los pescados y mariscos preparados de la zona sur, sin olvidar sus postres y dulces típicos, Tamaulipas tiene un amplio menú que degustar listo para sus visitantes.