Como una medida preventiva orientada a proteger a las mujeres tamaulipecas, en especial a las embarazadas, contra la influenza estacional, el secretario de Salud, Norberto Treviño García Manzo instruyó a los 12 jefes jurisdiccionales, directores de Centros de Salud y hospitales, identificar y monitorear a todas las pacientes embarazadas sin seguridad social, aplicarles la vacuna antiinfluenza en cualquier periodo de gestación y utilizar la prueba rápida ante el menor síntoma de la enfermedad.

Al encabezar la segunda reunión virtual con los responsables de las unidades pertenecientes al sistema estatal de salud, el funcionario aseguró que estas medidas forman parte de un plan de respuesta inmediata instruido por el gobernador Egidio Torre Cantú para hacer frente a la influenza, que puede afectar de manera específica a este grupo de riesgo.

Y es que por sus características especiales, las embarazadas presentan un mayor riesgo de sufrir complicaciones, ya que su sistema inmunológico y mecánico que presentan las hace más susceptibles de sufrir algunas afecciones y pueden desarrollar cuadros más severos como neumonía o problemas respiratorios graves; incluso aquellas que cursan con un adecuado estado de salud, el embarazo las puede llevar a una mayor necesidad de hospitalizaciones, y a un incremento de la mortalidad materna, partos prematuros o abortos.

Treviño García Manzo pidió de forma específica evitar aglomeraciones en las consultas prenatales, separar en salas a las mujeres que presenten síntomas respiratorios y extremar precauciones en la limpieza de objetos y equipo de uso común del consultorio.

Recomendó, además, evitar lugares muy concurridos, procurar no saludar de mano, abrazo o beso y para las embarazadas que trabajen o se encuentren en periodo de lactancia extremar las medidas de higiene, como el lavado de manos, además, por ningún motivo, cuidar a familiares o pacientes con influenza, acudir a su médico ante cualquier síntoma gripal y no automedicarse.