En el 108 Aniversario del inicio de la Revolución Mexicana que presidió en esta capital el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, el presidente municipal Xicoténcatl González Uresti, como uno de los oradores oficiales de la ceremonia cívico-militar dijo que estado y municipio se encuentran en revolucióndesde el 2016 que el mandatario tomó las riendas del estado; “tenemos todo a favor, el momento, la fuerza, la capacidad y la oportunidad más grande en mucho tiempo”.

Ciudad Victoria, Tamps., 20 de noviembre 2018.- El Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, presidió el evento cívico, deportivo y militar en el que participaron 25 contingentes, 2 mil 300 alumnos de distintos niveles educativos, una Banda de Guerra, 60 soldados, 70 policías, 50 bomberos, 10 canes, 50 vehículos, 40 cabalgantes, personal de Protección Civil y Cruz Roja Mexicana.

En la apertura de actividades del vistoso desfile multicolor organizado por el gobierno estatal y que tuvo lugar sobre la avenida Tamaulipas (calle 8), el alcalde de Victoria considero que el gobernador de Tamaulipas es un revolucionario, porque en 2016 marcó el inicio de una nueva época para la entidad.

El edil victorense Xico González, indicó que para los tamaulipecos tiene un gran significado el año 2016, porque: “Es nuestra fecha, nuestra historia, porque los victorenses y los tamaulipecos somos una sociedad revolucionaria. Toda revolución implica un cambio radical y una transformación integral, como hoy sucede en Tamaulipas”.

Dijo que la revolución emprendida por el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, busca despertar conciencias, motivar intelectos que innoven, que se atrevan a desafiar lo ordinario y poner sus metas más allá de lo posible; “y porque amo a mi patria estoy dispuesto a no descansar ni bajar la mano, la revolución mexicana de hace 108 años, es un ejemplo de la valentía que corre por nuestra sangre”.

Xico reseñó que la lucha de Francisco I. Madero en 1910 empezó como un sueño, incluso le decían “el loco”, y a pesar de eso siguió manifestando sus ideas y buscando gente para su causa, finalmente la revolución se llevó a cabo y la dictadura terminó; jamás claudicó, jamás titubeó, su espíritu democrático estuvo con él hasta el final, la revolución fue un acto de dignidad realizado por millones de mexicanos que se encontraban bajo la opresión.