La Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) llevó a cabo el curso de Estrategias para el Fortalecimiento Institucional, impartido a los responsables de planeación de las dependencias de educación superior de la casa de estudios, dentro de los procesos que se desarrollan en el Programa Integral de Fortalecimiento Institucional (PIFI).

El curso fue impartido por el Maestro José Calderón Hernández, instructor de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en las instalaciones del Centro de Excelencia de la UAT en esta capital.

En la apertura del evento, estuvo con la representación del Rector Enrique Etienne Pérez del Río, el secretario general de la UAT, Juan Salinas Espinosa, quien ofreció el mensaje de bienvenida a los participantes, acompañado por el Director de Planeación de la Universidad, José Andrés Suárez Fernández.

El curso se ofreció, en una primera parte a los responsables de planeación de las unidades académicas y facultades de los campus de Ciudad Victoria, Mante y de la zona norte de la entidad; y posteriormente en el Centro Universitario de Tampico.

En el inicio de los trabajos, correspondió al Director de Planeación, José Andrés Suárez explicar los objetivos del curso, en el que se atiende el seguimiento a los programas y proyectos del PIFI 2013-2014, además que se trabaja en la elaboración de nuevos proyectos de desarrollo en este mismo esquema para el ciclo 2015-2016.

Contempla entre los temas el análisis de las guías para el PIFI; las estrategias que considera para el fortalecimiento institucional; las experiencias que las universidades han implantado para elevar la calidad; así como los criterios para la elaboración del plan estratégico y el proyecto integral.

Cabe destacar que el PIFI es una estrategia de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que apoya a las Instituciones de Educación Superior a lograr mejores niveles de calidad en sus programas educativos y servicios que ofrecen. A través de este programa, las instituciones reciben recursos en respuesta a las prioridades que derivan de un ejercicio de planeación estratégica participativa.