México, D.F.- En 2009, la Asamblea general de las Naciones Unidas designa el 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, como una reflexión para alcanzar el equilibrio que el planeta requiere entre las necesidades económicas, sociales y ambientales.

La intención de este día es llegar a una armonía, la cual se considera que se ha perdido debido a que la extinción de fauna y flora silvestre, el disturbio de las temporadas de lluvia, las sequías y la magnitud de los huracanes, ciclones e incendios forestales son en gran parte provocados por la actividad humana.

A nivel mundial, este año, el Día de la Madre Tierra se centrará en las ciudades verdes, con el objetivo de movilizar a millones de personas para lograr un medio ambiente saludable y sostenible. En la actualidad, más de la mitad de la población
mundial vive en las ciudades.

A medida que la población urbana crece y los efectos del cambio climático empeoran, nuestras ciudades deben evolucionar.
Según información que proporciona la Organización de la Naciones Unidas, el 22 de abril de cada año, más de 1000 millones de personas en 190 países participan en el Día de la Tierra plantando árboles, limpiando sus comunidades y contactan
con sus representantes políticos en defensa del medio ambiente.

Para este 2014 el mensaje del secretario General de la ONU sobre el Día Internacional de la Madre Tierra reflexiona sobre la relación con el planeta que nos sustenta. El aire que se respira, el agua que se bebe y la tierra en la que crecen los alimentos forman parte de un delicado ecosistema mundial que está sometido a una presión cada vez mayor a causa de las actividades humanas.

vmp