Gilroy, CA.- Tres personas murieron -entre ellas un niño de 6 años- y otras 12 resultaron heridas el domingo por la noche en un tiroteo que provocó el pánico en un festival anual en el norte de California, según un funcionario local.

La policía dijo haber abatido al sospechoso que habría disparado a la gente. Los testigos habían informado de un segundo sospechoso, pero no estaba claro si esa persona también había abierto fuego, explicó el jefe de policía Scot Smithee.

Los sospechosos utilizaron una herramienta para cortar una cerca y acceder a la zona del festival. Uno de ellos abrió fuego y la policía en el lugar se enfrentó a él en menos de un minuto, señaló.

«Tenía alguna clase de fusil», señaló.

El tiroteo ocurrió durante una celebración de tres días que incluye comida, competiciones de cocina y música, que atrae a más de 100.00 personas. El domingo era el último día de la edición de este año.

Las cifras de víctimas eran preliminares, según dijo a The Associated Press el concejal de Gilroy Dion Bracco.

Los testigos describieron escenas de pánico y confusión cuando sonaron disparos en el Festival del Ajo de Gilroy, en una localidad de 50.000 habitantes situada 176 kilómetros (unas 80 millas) al sureste de San Francisco.

El grupo Tin Man acababa de iniciar los bises de su concierto cuando comenzaron los disparos.

El cantante, Jack van Breen, dijo haber visto a un hombre con una camisa verde y un pañuelo grisáceo en el cuello disparando a la zona de puestos de comida con lo que parecía un fusil de asalto.

Van Breen y otros miembros del grupo se guarnecieron bajo el escenario. El cantante dijo haber oído a alguien gritar «¿Por qué haces esto?» y la respuesta «Porque estoy muy enfadado».

El Centro Médico de Stanford atendía a dos pacientes heridos en el tiroteo en el festival, según la portavoz Julie Greicius. La vocera no tenía detalles sobre sus lesiones o su estado. El Centro Medico Santa Clara Valley recibió a cinco víctimas, según su vocera Joy Alexiou, que tampoco tenía más detallas.

Evenny Reyes, de Gilroy, de 13 años, dijo al periódico Mercury News que había pasado el día en el festival con sus amigos y familiares.

«Nos estábamos marchando y vimos a un hombre con una bandana atada alrededor de la pierna porque le habían disparado. Y había gente en el suelo, llorando», dijo Reyes. «Había un niño pequeño herido en el suelo. La gente volcaba mesas y rompía cercas para salir».

Reyes dijo que al principio no había corrido porque los disparos sonaban como fuegos artificiales. «Empezó durante cinco minutos, quizá tres. Fue como en las películas… todo el mundo lloraba, la gente gritaba».

El alcalde de la localidad, Roland Velasco, pidió apoyo de la población para investigar el suceso.

«Yo pediría el apoyo y las plegarias de la comunidad mientras nuestra policía de Gilroy sigue investigando este crimen trágico y sin sentido», señaló.

Galería

Esta nota contiene video: