Brasil rechazó este martes 20 millones de euros en fondos de emergencia para combatir los incendios del Amazonas que había ofrecido el presidente francés Emmanuel Macron en nombre de los países del G-7.

El dinero, parte de un plan del G-7 para apagar los incendios y luego proteger la selva tropical, es una amenaza para la soberanía de Brasil, declaró el presidente Jair Bolsonaro a los periodistas. Agregó que Macron tendría que «disculparse por sus insultos en mi contra» antes de cualquier discusión sobre la ayuda al Amazonas.

En una respuesta iracunda a un comentario hecho por Bolsonaro en las redes sociales, Macron señaló el lunes que esperaba que «los brasileños pronto tengan un presidente digno de ellos».

Se refería a un comentario sarcástico hecho por el mandatario brasileño en una publicación de Facebook en la que se burló de la apariencia física de la primera dama francesa, Briggite Macron.

Cuando se le preguntó sobre su publicación, Bolsonaro se enojó y terminó la entrevista.

Anteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo, calificó la iniciativa liderada por Francia en esa región del país sudamericano como «redundante» y acusó a la comunidad internacional de no cumplir con las promesas anteriores de financiamiento para la región acordada con las Naciones Unidas.