Beijing.- Una niñera que de manera premeditada incendió el apartamento donde vivían los pequeños a los que cuidaba, y quienes fallecieran en el incidente  junto con su madre, fue sentenciada a pena de muerte y finalmente hoy fue ejecutada.

Mo Huanjing, de 35 años, se enfrentó a su sentencia siete meses después de que fue aprobada por el Tribunal Intermedio de Hangzhou, provincia en la que ocurrió el crimen.

Lin Shengbin, el esposo y padre de los niños, estaba en un viaje de negocios en el momento del suceso. No así su esposa Zhu Xiaozhen, y sus hijos de seis, nueve y 11 años.

La niñera, pese a haber dado su versión y pedir clemencia, fue condenada ya que las autoridades encontraron que el incendio fue premeditado.

“La evidencia era objetiva y suficiente (…) las consecuencias del crimen fueron severas y perjudiciales para la seguridad pública, (su confesión) no respaldó la concesión de clemencia para ella”.

Durante la investigación de la acusada, encontraron que la mujer era adicta a los juegos de azar y tenía deudas por más de 9 mil dólares, por lo que entró a trabajar como niñera en 2017.

Así, comenzó a robarle a la familia desde joyas, relojes y además pedirles dinero prestado; pero para ganarse la confianza de sus empleadores y «sacarles más dinero», provocó un incendio del cual pretendía salvar a los niños y la madre, pero falló, pues los cuatro murieron de ahogamiento por el monóxido de carbono.

Además de que la mujer fue acusada por el homicidio de una mujer y tres menores, enfrentó cargos por robo y poner en riesgo la vida del resto de los inquilinos del edificio.