Georgia, USA.- El senador republicano Michael Williams quiere ser gobernador de Georgia, un estado en el que Donald Trump ganó en la elección presidencial de 2016. Y para llegar al cargo, Williams se montará en lo que ha llamado ‘el autobús de la deportación’, y en el recorrerá algunas ciudades que se han declarado santuario promoviendo la expulsión del país de los indocumentados que encuentre en el camino.

“Hola, me llamo Michael Williams y tengo grandes noticias para ustedes. Tenemos nuestro autobús listo para salir y no es ese tipo de autobuses tontos en los que se hacen tours políticos. Tenemos el autobús de la deportación”, dice el candidato en un video de casi un minuto que publicó en su página de campaña.

Allí promete que el vehículo, pintado de gris y con rejas en las ventanas, será “llenado con ilegales que serán enviados de vuelta a sus lugares de origen”. Asegura que los rastreará y vigilará. En la parte trasera del autobús se lee “peligro”, seguido de “asesinos, violadores, secuestradores, depredadores de niños y otros criminales a bordo”.

Las ciudades santuarios son aquellas cuyas autoridades se niegan a cooperar con los funcionarios de inmigración en la detención de inmigrantes. Ellas han estado en el centro del debate desde la llegada al poder del presidente Trump, que prometió acabarlas. Incluso el fiscal general, Jeff Sessions, decidió retirarle los fondos provenientes del Departamento de Justicia a aquellas que limiten su cooperación con las deportaciones.

La primera salida del ‘autobús de la deportación’ de Williams será el miércoles, se lee en la nota de prensa. Irá a tres “peligrosas ciudades santuarios de Georgia”, como las cataloga: Clarkston, Decatur y Athens, saliendo al mediodía desde Gainesville. “A lo largo de su recorrido (…) Williams expondrá cómo los peligrosos inmigrantes ilegales dañan nuestras economías locales, cuestan empleos estadounidenses, aumentan los costos de salud y bajan los estándares educativos”, dice el comunicado.

En la nota se define como uno de los candidatos “más directos contra los ilegales en la historia de Georgia”, un “campeón en la implementación del programa federal de deportaciones 287(g) en cada condado de Georgia”. Asegura que enviará un mensaje “claro” a los indocumentados de que “no son bienvenidos” en el estado.

En Facebook al menos un usuario publicó las fotos del autobús. Catalogó al candidato como “racista” y debajo, en los comentarios, muchos critican la iniciativa de Williams al considerarla “asquerosa” e incitan a votar para evitar que candidatos como él logren tener poder.

Williams fue jefe de la campaña presidencial de Trump en Georgia y partidario del 287(g), un programa del gobierno federal para que las autoridades locales desarrollen funciones propias de oficiales de inmigración.

Con su discurso antiinmigrante, que asegura es el más radical entre sus contendores, aspira ganar la primaria republicana para la gobernación de Georgia.

No es el único que aspira al cargo entre los republicanos ni el único que utiliza consignas similares contra los inmigrantes. El secretario de Estado de Georgia, Brian Kemp, tiene las mismas aspiraciones. Es un defensor de las armas y en un video muestra su rifle mientras lo carga. También es contrario a la inmigración indocumentada en Estados Unidos y dice tener una pick-up para detenerlos.

Galería