Por Mario Osorio Beristain. Enviado

Milán, 4 Jun (Notimex).- La erradicación del hambre en el mundo en el año 2030 es un objetivo que se puede alcanzar, aseguró hoy el director general de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva.

En declaraciones a los medios tras participar en el Foro Agrícola Internacional en la ExpoMilan 2015, Graziano da Silva dijo que aunque América Latina y África se han comprometido a erradicar el hambre en 2025, es muy probable que los países miembros de las Naciones Unidas acuerden alcanzar ese objetivo en 2030.

“Lo importante no es esa diferencia de cinco años para logar la desaparición del hambre en el mundo, sino la voluntad política que permita lograrlo”, anotó.

Opinó que es posible alcanzar ese objetivo, porque en los últimos 15 años ya la mitad de los países han logrado reducir el hambre, “por lo que en otros 15 años más podremos llegar a la totalidad”.

Según Graziano da Silva, el principal obstáculo es la pobreza extrema, que impide que muchas personas no tengan acceso a la alimentación.

“El obstáculo principal es la pobreza extrema y la falta de un reconocimiento del derecho a la alimentación para todos”, indicó.

Explicó que la raíz del hambre no está en la escasez de alimentos sino en la pobreza, vinculada a un espectro de desigualdades y que gira en torno a las cuestiones del acceso: al agua, a la tierra, a otros recursos productivos, a los ingresos y a los mercados, así como a una adecuada protección social.

Dijo que aún hay muchos países bajo riesgo por los conflictos internos, sobre todo en Medio Oriente y África. También resaltó que el desperdicio de alimentos es uno de los grandes problemas a vencer y que, por ejemplo, en Europa equivale a la producción alimentaria africana.

No obstante, el director general de la FAO dijo que hay “muchos ejemplos” de países que han avanzado en el combate al hambre.

“Brasil es uno de ellos. Brasil impresiona por la rapidez y la cantidad de personas que se han visto beneficiadas, pero hay otros ejemplos importantes, incluso en África, como Ghana que ha logrado prácticamente erradicar el hambre”.

Durante su discurso en el Foro Internacional Agrícola, el director de la FAO señaló que todo el mundo está convocado para participar en un movimiento internacional que permita acabar de una vez por todas con el hambre y la malnutrición.

Comentó que la Exposición Universal 2015 -anfitriona del foro- se realiza “en un momento crucial de la historia”, ya que coincide con el final de un esfuerzo mundial de 15 años para reducir el hambre, y con otro que promete erradicarla por completo.

Una de las prioridades de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que está negociando la comunidad internacional es un marco cronológico para “acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición, y promover la agricultura sostenible”, dijo Graziano da Silva.

Los progresos alcanzados a través de los anteriores Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuya finalidad era reducir a la mitad el número de personas que sufren hambre, demuestra que el próximo y más audaz objetivo es posible, dijo.

“Quiero renovar este compromiso con todos ustedes, como representante de sus países, de emprender este camino”, agregó, señalando que la FAO está ofreciendo todo su apoyo a más de 100 países de África, América Latina y Asia, que ya se han comprometido en la lucha contra el hambre.

Los ministros están reunidos en Milán para debatir la forma de mejorar la seguridad alimentaria, la nutrición y los sistemas alimentarios en general.

El viernes firmarán la “Carta de Milán”, una iniciativa del gobierno italiano que busca estimular a los países, las organizaciones, las empresas y los ciudadanos para que se comprometan a buscar soluciones a los problemas alimentarios y nutricionales.

La Carta será fundamental para el legado de la Expo, dijo Graziano da Silva, y señaló que los ciudadanos “deben hacer su parte” para reducir el desperdicio de alimentos y consumir productos elaborados en respeto al medio ambiente, mientras que los inversionistas responsables deben actuar para mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición.

Los productores, agregó, pueden elegir entre una variedad de opciones, incluidas la agroecología y la agricultura inteligente con base en el clima, para garantizar una producción sostenible.