Ciudad de México.- El año pasado EU perdió el rastro de mil 475 menores inmigrantes. Estas son las razones de la indignación actual

Reportes de que las autoridades federales perdieron el rastro de casi mil 500 menores inmigrantes bajo su resguardo. Fuertes críticas por separar en la frontera a los menores de sus padres migrantes. Propuestas de mítines. Durante la última semana, la indignación por el trato que reciben los menores detenidos por agentes federales en la frontera surponiente ha alcanzado un nivel frenético, explotando en una oleada de tuits y llamados a actuar a través de los hashtags #DóndeEstánLosNiños y #NIñosDesaparecidos, informó The Washington Post.

El mes pasado, durante audiencia ante un comité del Senado, Steven Wagner, funcionario del Departamento de Salud y Servicios Humanos atestiguó que la instancia federal había perdido el rastro de mil 475 menores que habían cruzado solos (sin compañía de adultos) la frontera Estados Unidos-México y subsecuentemente fueron hospedados en Estados Unidos con avales adultos. Como informó la AP, dicha cifra se basó en el registro de más de siete mil menores.

Funcionarios de la dependencia han argumentado no ser su responsabilidad legal encontrar a los menores una vez que dejan de estar bajo el cuidado de la Oficina de Reubicación de Refugiados, dependiente de la Dirección para Menores y Familias adscrita a HHS. Y algunos han señalado que en ocasiones los avales adultos son familiares ya radicados en Estados Unidos que tal no estén respondiendo intencionalmente las llamadas de HHS.

Sin embargo, ninguno de esos argumentos ha logrado acallar mucho la indignación por el testimonio de Wagner, quien supervisa la Dirección para Menores y Familias.

El senador republicano Rob Portman, director del subcomité del Senado, en repetidas ocasiones ha alegado ser cuestión de humanidad, no sólo de responsabilidad legal, mencionando un caso en el cual agentes federales turnaron ocho menores inmigrantes a traficantes de personas.

Desde el año pasado se debatieron las propuestas para tomar severas medidas contra las familias migrantes que cruzan la frontera. El 7 de mayo, el procurador general Jeff Sessions anunció que se empezaría a procesar a todos los que cruzaran ilegalmente la frontera suroeste. El resultado es que se separa de sus padres a los menores al fincarse cargos contra los adultos, aunque hayan pedido asilo o se hayan entregado en los puntos de cruce.

La historia cobró nueva fuerza esta semana, cuando miles de personas manifestaron vía internet su indignación tanto por las separaciones de las familias como por las cifras de HHS del año pasado.