Toronto, 19 Jun (Notimex).— Cuba vive un proceso de actualización de su modelo económico, en el que la inversión extranjera es una “pieza clave y un dinamizador”, afirmó la viceministra cubana de Comercio e Inversión Extranjera, Iliana Núñez Mordoche.

Al hablar ante empresarios de este país en un seminario organizado por el Consejo Canadiense para las Américas, la funcionaria destacó las oportunidades que representa el mercado del país caribeño de 11 millones de habitantes y varias industrias a desarrollar.

Destacó la ubicación geográfica de la isla, que puede ser usada como trampolín para alcanzar otros mercados de la región, así como la oportunidad de inversión que representa la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM), que opera desde hace año y medio.

Núñez dijo que la inversión extranjera es un “componente clave” para desarrollar 11 sectores prioritarios que servirán para empujar la economía cubana, entre ellos la biotecnología, farmacéutica, minería, energías renovables, transporte, construcción, turismo, industria alimentaria y azucarera.

“En la isla necesitamos de inversión extranjera para crear infraestructura y consideramos que aquí Canadá tiene muchas oportunidades, más allá del sector turístico (más de un millón de canadienses viajan a la isla cada año)”, señaló.

La funcionaria vino acompañada de representantes del área de la industria, turismo, energía y minas, quienes conforman la delegación comercial cubana que realiza una gira de cinco días por Ottawa, Toronto, Montreal y Halifax para hablar de los proyectos que requieren inversión.

Entre las oportunidades de inversión mencionaron la explotación del níquel, el tratamiento de residuos, producción de envases de bebidas (lata y vidrio), pues todos estos envases los importa la isla, producción de pañales desechables y de grandes bolsas de rafia para transportar materiales industriales.

“Tan sólo en La Habana se producen mil 200 toneladas diarias de residuos y se estima que se requiereN al menos tres plantas de tratamiento”, detallaron.

Los integrantes de la delegación aclararon que “los negocios no se hacen con el gobierno cubano sino con las empresas establecidas en la isla; nosotros sólo somos unos facilitadores para ayudar a las empresas extranjeras a conectarlas con posibles socios cubanos”.

“Venimos a invitarlos a que visiten Cuba para que vean las bondades de nuestro país y la solidaridad del pueblo cubano”, señaló la viceministra de Comercio.

“Sus inversiones nos ayudarán a alcanzar el desarrollo económico que Cuba se merece”, apuntó.

En entrevista con Notimex, la directora general de la Zona Especial Mariel, Ana Teresa Igarza, explicó que Cuba considera la inversión extranjera como un elemento dinamizador de su economía.

Recordó que el nuevo modelo económico cubano está incentivando el desarrollo de inversionistas en la isla aprovechando su geografía y su “seguridad sociopolítica, jurídica, con políticas a mediano y largo plazos”.

“El año pasado nuestro parlamento aprobó la Ley de Inversión Extranjera (118) que modifica y crea mejores condiciones para la inversión extranjera y unos meses antes se creó la Zona Mariel donde se han creado condiciones propicias para la inversión foránea”, indicó.

Mariel es un área para desarrollar producción y servicios de valor agregado, innovación tecnológica, tecnologías limpias que propicien la generación de exportaciones, la sustitución de importaciones y nuevas fuentes de empleo, detalló Igarza.

Explicó que Cuba, que no tiene acuerdo de libre comercio con ningún país, “estaría abierto a firmar un acuerdo de protección recíproca de las inversiones con Canadá”, para que las empresas canadienses que inviertan en la isla, “como inversión extranjera no como comercio”, tengan la misma protección que las cubanas establecidas en Canadá.

Igarza resaltó que el gobierno cubano protege a las empresas extranjeras incluso de las “medidas restrictivas que establece el bloqueo” del gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

EEMB.