México DF. Greenpeace presentó la pasarela Detox, una plataforma en línea para evaluar qué tan efectiva están siendo las marcas de moda en sacar los químicos tóxicos de sus cadenas de producción y acabar con la contaminación del agua, es decir desintoxicar. Inditex (dueño de Zara), Puma y Valentino se unieron a 13 firmas líderes en el ranking Detox (1), mientras que otras marcas deportivas como Nike y LiNing siguen siendo catalogadas como “Greenwashers” por su fracaso al tomar acciones creíbles para Desintoxicarse.

“Las empresas de moda que en los últimos cuatro años se han comprometido al reto Detox representan aproximadamente el 10 por ciento (2) del mercado global de ropa y calzado. Creemos que ahora es el momento de crear nuevos estándares de moda sustentable, transparentando las cadenas de suministro y finalmente mostrando que se puede fabricar ropa bonita sin necesidad de contaminar”, aseguró Sinaí Guevara, responsable de la campaña de Tóxicos de Greenpeace México.

La pasarela Detox evalúa cómo se han desempeñado las compañías que se comprometieron al reto en diversos criterios claves, incluyendo el cómo están eliminando el uso de químicos peligrosos de sus productos y procesos de manufactura, y qué pasos están dando de cara a transparentar la información sobre la contaminación de sus proveedores.

La urgencia de frenar la contaminación del agua está ganando terreno en países como China, donde casi la mitad del agua en la superficies no es potable y un 64% de las reservas subterráneas de agua potable en las grandes ciudades está fuertemente contaminada. En México, un 70 por ciento de los cuerpos de agua también están contaminados debido a descargas de los diversos sectores de la industria, incluyendo el textil.

«La NOM-001 -que regula la calidad de agua residual vertida a cuerpos de agua nacionales- es sumamente laxa, ninguna institución se responsabiliza por hacer valer la ley y mucho menos por actualizarla”, dijo Guevara. “Los casos de los recientes cierres de 11 plantas textiles cerca del Río Atoyac son emblemáticos, finalmente la Conagua Conagua, la Profepa y la Cofepris por fin se decidieron a reconocer que los daños ambientales también son daños a la salud, esto en gran parte gracias a la presión de la gente”, añadió.

“Los cambios en la industria privada en países como China deben impactar también a economías emergentes como la mexicana. La pasarela Detox muestra que 16 compañías (3) de moda han comenzado a eliminar algunos de los más usados químicos tóxicos, incluyendo disruptores hormonales como nonilfenol, ftalatos y PFCs. También han comenzado a brindar información sobre los contaminantes de sus proveedores a una plataforma independiente en línea, una medida innovadora y que deja muy por detrás a empresas como Nike”, finalizó Guevara.

Los químicos dañinos como PFC, nonilfenol y ftalatos han sido ya incluidos en regulaciones chinas como el Doceavo Plan a Cinco Años para la Prevención y Control de los Riesgos Ambientales y Químicos. La campaña Detox de Greenpeace exige a las marcas de moda comprometerse a cero descargas de todos los químicos peligrosos para 2020 y requiere que sus proveedores informen sobre sus descargas de químicos desde sus fábricas hacia comunidades.

 

 

 

ALEMM