Washington, 27 Feb (Notimex).- La Federación Estadunidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) criticó hoy que Estados Unidos tardó tres años en reconocer violaciones a los derechos laborales en Honduras y pidió se responsabilice al gobierno hondureño.

Este viernes, la mayor central sindical estadunidense recibió un reporte del Departamento del Trabajo que confirmó la existencia de violaciones “amplias y generalizadas” a las condiciones laborales bajo el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica y República Dominicana (CAFTA-RD).

“El gobierno de Honduras debe ser responsabilizado por esas violaciones y los trabajadores merecen tener la confianza de que su gobierno defienda sus derechos”, señaló el presidente de la AFL-CIO, Richard Trumka.

Añadió que se debe exigir a Honduras que haga cumplir las leyes laborales y asegurar que los empleadores cumplan con el pago de multas y órdenes para remediar la situación.

La AFL-CIO expresó su “decepción” por la tardanza del gobierno de Estados Unidos para responder a una queja que trabajadores estadunidense y hondureños presentaron hace tres años.

“Este atraso es otro recordatorio que nuestro gobierno está operando bajo un modelo de intercambio comercial quebrantado, que falla cuando se trata de proteger los derechos laborales”, enfatizó el líder sindical.

Subrayó que Estados Unidos falló en emitir dentro de un “tiempo razonable” un alivio para los trabajadores de países con los que tiene acuerdos comerciales.

Recordó que en noviembre pasado, la Oficina de Transparencia Gubernamental apuntó que el Departamento de Trabajo y el Representante Comercial de Estados Unidos cometieron “faltas sistemáticas” en el monitoreo y cumplimiento de los compromisos laborales dentro de los acuerdos comerciales.

Trumka advirtió que Estados Unidos debe incluir en las negociaciones de otros tratados como el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP), nuevas reglas y protecciones laborales.

Añadió la necesidad de negociar en el futuro medidas que se apliquen en un tiempo razonable, que acaben con la impunidad, mejoren la aplicación de la ley y “reduzcan la abrumadora influencia de las corporaciones y los inversionistas”.

“Sin reglas que se puedan hacer cumplir, los intercambios comerciales continuarán facilitando una caída en los salarios y en las condiciones para todos los trabajadores, resultando en continuos disturbios sociales y económicos, no solo en países como Honduras, sino a través del mundo”, remarcó.