Santiago, 10 Mar (Notimex).– La fiscalía chilena incautó computadores y varios soportes digitales de la casa de Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta Michelle Bachelet, informaron el lunes fuentes judiciales.

El fiscal de la Región del Libertador Bernardo O’Higgins, Luis Toledo, dijo este lunes a periodistas que existió colaboración en el marco de la diligencia judicial donde “se incautaron computadores, así como otros medios digitales para verificarlos”.

Los funcionarios de la fiscalía visitaron el pasado jueves a la casa de Dávalos, en la comuna de La Reina, en el sector oriente de la capital chilena, la cual se ubica en el mismo condominio donde vive la mandataria.

Toledo tiene a su cargo el llamado Caso Caval, que involucra a la empresa de igual nombre donde el 50 por ciento de las acciones son de Natalia Compagnon, esposa de Dávalos, y que se encuentra al centro del debate por un millonario préstamo de la banca privada.

Caval pidió en 2013 un crédito al Banco de Chile por unos 10.4 millones de dólares para comprar terrenos, el cual fue aprobado tras una cita a la que asistieron Compagnon, Dávalos y el vicepresidente del directorio del banco, el empresario Andrónico Luksic.

El objetivo del préstamo era comprar 44.3 hectáreas en la sureña comuna de Machalí, terrenos que hace unas semanas fueron vendidos en 15 millones 320 mil dólares, tras lo cual Dávalos renunció a su cargo como director del Área Sociocultural de la Presidencia.

Dávalos, según sectores del oficialismo y la oposición, cometió una imprudencia al reunirse con Luksic, socio mayoritario del Banco de Chile y cercano a la presidenta, pese a que al momento de la cita Bachelet no era mandataria y su hijo no tenía ningún cargo público.

El fiscal investiga si en este caso se cometieron delitos como revelación de secretos, negociación incompatible, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias.

Toledo señaló que al momento de la incautación estaba la esposa de Dávalos en el lugar y puntualizó que “no se registró ninguna situación especial” en el marco de la diligencia judicial, la cual contempla tomar declaraciones a los involucrados.

“Se incautó los computadores que estaban dentro del domicilio y que decían relación con los hechos que son objeto de investigación. Se desarrolló con la colaboración de las personas que se encontraban al interior de la casa, no tuvimos ningún inconveniente”, dijo.

Detalló que conversaron con Compagnon y que al lugar llegaron los abogados de la pareja para recabar antecedentes de la diligencia judicial, la cual tardó unos 90 minutos.

Caval vendió los fundos Santa Elena, San Diego y Santa Cecilia, ubicados en Machalí, a la empresa Silca, la cual interpuso este lunes una querella contra los vendedores y quienes resulten responsables del eventual delito de estafa.

Silca adquirió los terrenos, que hoy sólo pueden ser ocupados en tareas agrícolas, asumiendo que en el corto plazo se cambiaría el uso de suelo y podría desarrollar un proyecto inmobiliario, pero tras el estallido del caso resulta difícil que se concrete el cambio.

NTX/JWN/RCJ/SJ